Persigo la felicidad. Y la montaña responde a mi búsqueda (C.Maduit)

La mala noticia es que el tiempo vuela. La buena es que tú eres el piloto

martes, 17 de enero de 2017

VI Carrera por montaña Cerro La Mola: volviendo a mi terreno


6 meses han tenido que pasar, 6 meses desde aquel principio de Julio donde, allá en el Norte en Zumaia, me veía cortado, donde no podía acabar, donde la montaña y correr por ella me ponían en mi sitio, .. y por fin he vuelto, por fin he vuelto a mi terreno. No es que no haya pisado un camino, una senda, no haya sufrido por esas cuestas de Dios, este verano estuve disfrutando en Pirineos, pero nada de correr.

Nada de correr por monte, de hecho hace unos días ni intentaba la San Silvestre montañera de Santa Pola, pero el día de reyes salí a dar un rulo para oxigenar por mi Maigmó, y volví a sentirlo, sentir que correr por monte es una de las cosas que más disfruto, que está en mi esencia, que conseguir subir esos cerros sólo con mis zapatillas y poco más es lo que me gusta. Así que , como ya estaba inscrito decidí acercarme este domingo a una de las cursas que está cogiendo solera en la terreta, la de la Mola de Novelda.

Esta carrera, originalmente suave, con 15 km y 500m+ (creo) en su origen, ha ido evolucionando como todas las demás hacia "más larga y dura", concepto con el que yo no acabo de estar de acuerdo. Para mi, la esencia del correr por monte es subir a la montaña desde el pueblo y bajar por el camino más sencillo y corto. Lo hablaba con Enrique y Francisco navarro, quizá soy un romántico de la idea inglesa del skyrunning, pero que se le va a hacer, para gustos, colores. Eso si, desde aquí felicitar a la organización, para mi estuvo de 10, aunque en meta escuché que hubo un error de señalización cerca de la cumbre.

La organización de 10, desde el café de primera hora hasta la barbacoa de mediodía

Voluntarios de 10

Pero vamos a lo que vamos, tras haber estado toda la semana entrenando más o menos bien, con tests de velocidad y algo de gym, me presentaba en el barrio de la Estación de la marmolera villa de Novelda con escasos 5ºC en el termómetro del coche. Es en estas situaciones cuando te das cuenta de que te haces mayor, con lo que yo he sido para el frío jjjj. Eso si, dorsal y cafetito gratuito cortesía de la organización.
Con bastante frío

Al mismo tiempo puedo saludar a la simpática Fini de Sendepiedras, a Guillermo del mismo club y a mi Enrique Matinador, una de las grandes alegrías de la jornada, es una persona especial, de esas de las que te alegras de correr por monte sólo por el hecho de poder conocer gente como él. También saludo a Enric Aragonés, al que veo muy fino y a un compi del grupo de entrenos de Mirca, que va a tener los bemoles de una vez acabada la carrera volver corriendo a Elche, como parte de su preparación de la Transilicitana. También puedo saludar a un compi de la marcha zumbada de Semana Santa de hace dos años, muy majo él.

A las 9 puntual, y tras breve calentamiento, da puntual la salida: Salgo retrasado, sé que no estoy para muchas alegrías, me lo voy a tomar casi como entreno, no quiero sufrir mis típicas rampas y dolores musculares, no dejan de ser 19 km y 900 m+, que no es mucho para lo que se estila últimamente pero bastante para darte guerra en los cuádriceps a un asfaltero como yo.

Primeros km de asfalto, pasando por debajo de la autovía, hasta que en el km.3 cogemos una senda que nos sube a un monte cercano. Hasta aquí voy bien, ganando posiciones, perdiendo alguna, pero en esta subida se hace tapón. Aparecen mis típicos nervios en estas situaciones, pero a Dios gracias hay poco que hacer, lo que me permite ir reservando.


Pasitos técnicos, y tapón, para subir al Montahud

Del km 3 al 6 más o menos se inicia una bajada de las que da gusto correr, que ganas tenía de sentir esto, que sensación de libertad, como lo añoraba.
Avituallamiento y cogemos una rambla salada atravesada por un río que hace las delicias de todos, teniendo que saltar de un lado al otro, sitio curioso por lo inesperado, buen terreno de juego tienen estos novelderos.
Aquí me junto con Guillermo de Machacapiedras, y en grata conversación llegamos hasta el km.10, donde se inicia la subida más importante, la del cerro de la Mola propiamente dicha. Voy subiendo a buen ritmo, adelantamos a los primeros marchadores/as, Fini entre ellos, que derrochan simpatía, y es que hoy he de romper una lanza por ellos, como nos animaban y que amabilidad al dejarnos paso, olé por ellos.

Sufriendo alguna racha fuerte de viento, conseguimos hacer cima. Increíblemente no estoy sufriendo nada muscularmente, y empezamos la bajada. Y aquí la anécdota, bajando, una ambale senderista me comenta que " ya lo tenemos" a lo que contesto " eso espero", y ella me pregunta" si hombre, ¿es la segunda, no?" ... "¡¿Qué segunda?"... El asunto iba a tardar poco en dilucidarse, cuando a los pocos metros, me indican que los corredores tomamos dirección contraria al pueblo, vamos a rodear el monte por su cara "sur" y volver a subirla en parte. No soy yo quien para decir ni aconsejar, y de hecho así conozco otra subida, la de la cantera, pero esto es de lo que yo hablaba al inicio de la crónica. Así que me junto a un chaval muy amable que me aconseja que "xino-xano" y eso hago, para llegar en el km.14 al final de la medio subida.

Ahora sí, sólo queda bajar. Llegamos al Santuario de la Magdalena , ¡que recuerdos veraniegos! jjjj pero con 20ºC menos.

Llegando al Santuario

 Iniciamos la bajada, ya a full donde me uno ahora a un compi de Crevillent, el director del IES Canónigo Manchón, Fran, que con sus 50 años me lleva con la lengua fuera.



 Rambla y más rambla hasta llegar al asfalto, sólo queda un km que se hace duro, son rampas que ya no sabes si subir andando o corriendo, pero la absurda dignidad de asfaltero que llevo dentro me obliga a trotar, para finiquitar el asunto en 2h15', posición 139 de 270, no es un gran crono pero yo más contento que un ocho. Todas las clasificaciones en https://www.mychip.es/uploads/EventDocument/document/M/Q/MQPE3szjMHlys1onbNeAhhkXGBgWkc5PKhZbZESTgqeFFCG.pdf




 Llegada a meta


Así que a cambiarse de ropa, plato de carne para degustar, charreta con Enrique, Fini y el gran Francisco Navarro y para casa, que aunque se está bien el frío no perdona.
 No está mal para una retorno de un flojo
 Con el gran Enrique Matinador
Esto si repone

Ahora seguiremos un tiempo con el monte, la siguiente será el Trofeo Virgen del remedio de Petrel o el Trail de Aigües, mi bolsillo dirá


Con La Mola detrás

Por último, agradecer mil veces a todos los voluntarios, no tenéis precio, aguantar con el frío y el viento que hacía hoy es de mucho mérito, pero que encima tengáis todos esa sonrisa en la cara y esa amabilidad, chapeau!

10 comentarios:

  1. Grande Gal, como dices, casi medio maratón y cerca de 1000m no sin ninguna tontería, por mucho que ahora se vean cosas mucho más heavys. No te descuides el asfalto que hay que estar a tope en Torrevieja Murcia y por supuesto París jefe Vamosssssssss!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias craaaaaaack, pero ahora viene hasta bien el monte, fase de coger fuerza. En acabar febrero, a darle caña al asfalto, parís a muerteeeee

      Eliminar
  2. Buena y bonita carrera Ramón, yo cuando hice esta carrera me quedé asombrado por los parajes que se pasa, algunos parecen de la luna
    Lo mejor es el llegar disfrutando.
    A seguir sin pausas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, lo que más llama la atención es que no te lo esperas.
      Y efectivamente, el monte se me presta más al disfrute que el asfalto, donde el crono casi siempre importa

      Eliminar
  3. Tú sí que eres grande. Espero verte próximamente, con más tiempo y ... más carne!
    Pd.: Me sumo al aplauso y agradecimiento a los voluntarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi Sir Francis siempre has sido un modelo en cuanto al skyrunning, por tu forma de afrontar el asunto, desde aquella famosa trotada cervecera que tanto añoro.
      Lo de los voluntarios, cada vez pienso más que muchas carreras deberían hacer como la Western States, exigir una participación como voluntario en una carrera

      Eliminar
  4. Muy bien Ramón lo mejor de la montaña es que siempre nos espera a todos, al fin y al cabo tiene para rato de esperar. Me alegro de tus buenas sensaciones y vuelve mas por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel tus palabras, aunque no lo creas, animan mucho para seguir dando caña en los entrenos. Y la siguiente, si Dios quiere, en Petrel

      Eliminar
  5. Llamarme raro pero es que el monte cada vez mas me gusta ir sin dorsal, se disfruta mas, al menos yo. Un saludico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en parte estoy de acuerdo contigo, pero también es verdad que estas carrericas te dan la oportunidad de conocer montañicas de que de otra manera ni te enteras

      Eliminar