No eres logras, eres lo que has superado

Es necesario revivir para saborear (Rozalén)

sábado, 4 de enero de 2020

XII San Silvestre Ilicitana: acabando el año de la mejor forma posible

     

         Este año, y tras la fiesta del 2018 en la popular Vallecana,  2019 tocaba acabarlo como Dios manda, y esto es disfrutando de nuestra pasión que es correr , y además con la característica de hacerlo en una San Silvestre, con el componente añadido de lo festivo que tiene este deporte. Esta vez  la elegida es una de mis ciudades favoritas de la provincia de Alicante, Elche, que junto con Crevillente(por encima de todo) y Guardamar, son lugares que me transmiten sensaciones especiales. Y esta vez quería disfrutar de las calles de Ilice en la última noche del año, y de un ambiente que se oía era muy bueno.


       Poco me costaba convencer a Jordi, que además me daba la buena nueva de que nuestro grupo de "g.clorados" la correría al completo, lo que básicamente significaba que mis queridos Donate e Irene nos visitarían desde Madrid para compartir esos momentillos previos que no sabemos calibrar ni medir, pero que a pesar de su brevedad nos valen por muchíiiisimo.

Con Jordi al agua

        La Navidad suele ser una época fastidiada para mi, la primera semana hay mucho compromiso familiar-gastronómico, y me suelo quedar hecho polvo. de todas formas, el hecho de haber podido participar en la marcha senderista navideña de CXCrevillent, maravillosmanete organizada por este grupo y que recomiendo a todos, me hacía albergar esperanzas de recuperar un poco para el 31. Así que , tras "disfrutar" de las gélidas aguas de Arenales en la mañana del 31( 800 metrillos de ná, el Jordi si se marcó los 2000 m correspondientes), nos plantamos en la tarde del último día de año en la Plaça de Baix de Elche, espectacular lugar, en medio de un ambiente relajado y distendido, y eso que éramos 2800 personas, gran parte de ellas disfrazadas. Saludicos a mis clorados, y también a los Zumbaos Paredes y Paco, y es que hay que joderse lo bien que me caen estos dos( que carajao, todos ellos, los conocidos y los que un poco sólo), muy muy buenas personas. En charreta me informan que los que queremos correr tenermos que adelantarnos a un corral previo, la gente que quiere hacerla andando saldrá más retrasados( toma nota, Alicante).



Mis "clorados", como se os quiere


Con Paco, mi liebre piadosa

     Y a las 18 puntuales, a dar los últimos zapatazos. La salida bastante ligera, recorremos la Corredora, una de las principales de Elche. Giramos a la derecha, el ritmo ni idea, pero es tramo de bajada y me dejo llevar lo que puedo. Paco me acompaña, en medio de los ánimos de sus conocidos. Le animo a ir a su ritmo, es obvio que me está esperando, pero me dice que no, que me acompaña un rato( ya me veía yo lo del rato, y es que mira que me salvó la vida). Palacio de Congresos, Hort de les Portes Encarnaes y giro hacia el Raval. Llevamos un par de km y el circuito me está pareciendo espectacular, que bonito es Elche.


Cantó

 Puente de la Virgen, espectacular

     Trato de aguantar por dignidad el ritmete que Paco ha impuesto( él podría ir muuucho más rápido), mientras me vigila mirada, mientras llegamos a la estatua de Canto y giramos por el maravilloso puente de la Virgen, espectacular con su iluminación en mitad de la noche. El público sigue animando, que pasada. Lo bueno de estos 5 k es que no duran mucho, un repecho al pasar el puente en busca de la Plaza, giro a derechas y a buscar cruzar de nuevo el Vinalopó.

Brutal Elche

 Las sensaciones ni fu ni fá, pero queda menos de 2 km, así que esto está medio hecho. Cruzamos por el Puente de las Flores, recorremos la ribera del río por arriba, mi querida basílica de Santa María y giro final para coger la Corredora de vuelta, liquidando el asunto en 22'15" , tiempazo que sólo debo a Paco, mil gracias , un abrazo muy muy fuerte si lees esto.

Gracias Paco

       Tras esto, saludos rápidos a los míos y el añadido de poder reencontrarme con Jaime Serrano, que retoma hoy mismo el dorsaleo tras muchos años. Y ahora si , rápidamente a por el coche con la sensación de haber corrido una gran carrera con una gran persona.

     Y para este año, pues todo ha cambiado . Circunstancias y cambios personales, familiares y laborales me obligan a disponer de menos tiempo. Esto hará que me centre en carreras cortas, Medias,(monte o asfalto),10k o 5k, el quizás más lejano intento a la Transi, que va quedando casi descartada. Hay que ver el lado bueno de dejar de lado temporalmente mis queridas ultras, y es que volveré a placer del cronómetro, tan vilipendiado por algunos, esos que también llevan Garmins, y con el que disfruto como un cosaco, esa superación que es de donde nació todo esto de las carreras. La Media de Albacete es el gran objetivo, junto con algún 10 k en mayo y la prueba de la cameta Coixa en monte.  Pero la cosa la empezamos regular, una intervención médica sin gravedad me deja 10 días en el dique seco,eso si,  al mal tiempo buena cara. La esperanza puesta en curar los puntos y poder correr el 10K de Valencia el domingo que viene

 Toca afinar y disfrutar del 2020 deportivo. Vamoooooooos


miércoles, 11 de diciembre de 2019

Carrera Navideña de Daya Vieja + Cross de Guardamar: por los buenos tiempos

Aprovechando el viernes festivo del pasado 6 de Diciembre, le dimos caña a las patas, que las tenemos oxidadas casi( últimamente tengo la sensación de que sólo entreno en las carreras) y ya va siendo hora de empezar a preparar los objetivos de la Primavera, 10k de Almoradí y Media de Albacete. Y que mejor manera de hacerlo que recuperando la vieja tradición de los dobletes, y si puede ser acompañado de amigos y "viejos guerreros" como decía en Guardamar Héctor, mejor que mejor.

Carrera Navideña de Daya Vieja
         

           
 Cuando algún día me acuerde de esta carrera, mi principal recuerdo será para Alberto. Toda la mañana, tanto el viaje de ida, como el pre, la carrera, el post y la vuelta pasando por Guardamar para recoger el dorsal de la tarde, fue un auténtico placer. ¡Mil gracias Maestro!

Orgullo

            De la carrera, decir que discurre por las afueras de la localidad, que estaba celebrando su feria Navideña, algo lógico dado el tamaño del vegabajense pueblo. Pocos corredores dada la premura con la que la organizaron,pero que a buen seguro irá ganando adeptos. Y como siempre , pocos pero buenos. Tuve la oportunidad de conocer a Manolako, a un chico de Torrevieja (¿Juanjo?) que había acabado la Maratón de Valencia a pesar de sus problemas de rodillas y a una mujer de la zona muy simpática que corría para hacer doblete con Guardamar como nosotros, pero que a Daya iba porque su nieta vivía allí... con nieta y no veas como le daba a la zapa, ya firmaba yo.
 Grande "Robocop" jj

 Pre



recogida de dorsal

bien avenidos

            Salida puntual, y yo tengo claro que las dos vueltas las daré con Alberto. Así que al tran tran pero sin bajar el ritmo,vamos alternando asfalto y carriles de tierra,conversaciones sobre lo humano y lo divino, por un circuito agradable de campos y chalets, en una mañana espectacular para esto de correr, frío y sol. Al final se completaron las dos vueltas en  46´12", posición 55 de 69, todo ello en http://www.alcanzatumeta.es/resultados-express.php?e=520290&p=520291

Vámonos
 Primeros compases
 Asfalto
 Barro
 Agua
 Primera vuelta



 Segunda
Liquidando



Meta

            Un muy buen post, merecedor, por el mismo, de ir hasta Daya Vieja, completaba una buenísima matinal,






Lo mejor

Tras el "almorssaret" completábamos acudiendo a la cercana Guardamar a recoger el dorsal, donde nos llevábamos la triste noticia de que Manolo Maciá , líder espiritual de la carrera junto a la gente de su club, se desvinculaba de la organización de la carrera. Su buen hacer estoy seguro que será valorado mucho más con el paso del tiempo, pues ha conseguido elevar el Cross a la categoría de clásica de la provincia, agotando dorsales en  todas las últimas ediciones.. Así que con un poso amargo, nos retirábamos momentáneamente a reponer fuerzas, no sin antes contemplar las bondades de la bolsa. Se te echará de menos, Manolo Maciá.

Espectacular


Cross Urbano de Guardamar


          Después de un breve descanso dedicado a las tareas del hogar y a descansar la mente(en Spanish siesta), dirección Guardamar a degustar su Cross. Aún recuerdo con cierta añoranza cuando existía un elenco de pruebas clásicas de la provincia, que servían de punto de encuentro y referencia de nivel para los de la zona de Alicante. Eran el Cross de Guardamar, la Sansil de Crevillente, que precedían a las pruebas mayúsculas: las Medias de Santa Pola, Torrevieja, Orihuela y Elche. Y en medio o después, si cabía, un Maratón.

          Todo eso ha ido yendo a menos con  la explosión del "running", cosa sumamente contradictoria. Y el hecho es que yo si echo de menos aquella época. Ahora, mientras las Medias de pueblo, las de buen sabor, van desapareciendo, la gente tiende a apuntarse a 10k llanos y con muchos fotógrafos o al maratón de Valencia, a ver si cabe algo de postureo. Que ojo, no critico, todo es lícito, pero yo que pude vivir ese punto del atletismo popular, me entra cierta morrinha al recordarlo: la época de los blogs, los foros, sustituídos por el individualista Facebook o su "minimalista" expresión , Instagram.... En fin, que me dejo de mis típicas peroratas, vamos al lío.


          Llegada pronta y aparco junto a Alberto, que ha venido acompañado de Maite y Manolo Hurtado, esencia del deporte ilicitano. Recogemos a Valverde, y tras un breve café con aliviamiento posterior, al redil. Y aquí si vino lo bueno, y fue el saludar a gente que hacía muuucho que no veía reunida. Paco Valía, los Zumbaos Baños , Paco y Jesús,a Cristián,  a Héctor y Silvia, a Pepi y Alacid, a muchos de los de Daya, a ..... me dejaré alguno porque mi cabeza va a peor, pero desde luego, que aquello parecía un "Deja Vu".


            Al final, entre pitos y flautas llega la salida, aquí si quiero darle un poco más , a pesar de los 8 km de la matinal. Salgo de los últimos, típico y merecido tapón y a disfrutar de ese circuito llanico pero sin ser la Rotary de Elche, vamos que tiene "ondulaciones". Poco a poco voy ganando posiciones, disfrutando de un público numeroso y animoso, y de ver que adaptando el motor al chasis, se disfrutaba. Al final salieron 35'14" reales para 7'3 km, a 4'50, que ni bien ni mal para el estado de forma, posición 508 de 1300, todo ello en https://www.chiplevante.com/es/prueba/CROSSGUARDAMAR-998-2019


finish line
        Así que rápido al coche para evitar catarros traicioneros, y a empezar a pensar en entrenar en serio, eso si, con mucha ilusión de poder conseguir los objetivos marcados para la Primavera.Siguiente parada, la San Silvestre de Elche


lunes, 2 de diciembre de 2019

Vi Carrera Popular de Rafal: la mejor de la contorná

 
  
El sábado pasado( bueno, hace dos, que últimamente con lo de las crónicas no voy muy fino,pero el tiempo este año está siendo muy limitado) tuve la oportunidad en la que, en mi opinión, es la mejor carrera desde Alicante hasta Murcia, si quieres un recorrido llano y vas a apurar en busca de la marca.
Hace dos años estaba superando una lesión de rodilla que me había amargado el año. Mi primera competición recuerdo que fue el 5K de Rafal, y el recuerdo que me quedó fue de un carrerón, tanto por el ánimo del pueblo, como por la organización y la sensación de un circuito muy muy llano,que me recordaba al de Catral. Así que este verano convencí a mi Jordi para deleitar aquella exquisitez,  a lo que aceptó gustoso. Después de los 20km de la Behobia, habría que limpiar polvorilla en Catral.

        Además, en esta fase de volver a empezar, considero que esta distancia es ideal. El 5k te permite apretar sin tener un excelente estado de forma, y sobretodo no tiene la agonía del 10k, distancia que personalmente tengo atravesada.
     
      Así que el sábado por la tarde llegábamos tempranito a la localidad Vega Bajense. Nos acercamos a por el dorsal, pueblo animado y Jordi ya vislumbra que el circuito va a ser de los buenos. Cafetito rápido y los saludos correspondientes. El primero, Tony Maciá. Lo conocí cuando salía de una lesión, ambos estábamos en Mirca Sport, hará unos 4 años. Desde entonces, su evolución ha sido fulgurante, consiguiendo acabar este año varias ultra de 100 km. Pero sobretodo, lo que destacaría de él es su calidad como persona. También pude saludar a otros dos grandes de esto del atletismo popular, dos "zumbaos" como Baños y Paredes, siempre buen rollo. Así , con nuestra bolsa de corredor , que incluía un chaleco muy útil para esos días de calor y viento tan habituales por estas zonas, nos fuimos al coche y a calentar.

      Ya en la zona de salida, 5´ de calentamiento y a la salida. Salgo desde atrás, mientras que Jordi, mucho más en forma se ubica en la zona central del pelotón. Con unos minutillos de retraso, petardazo y a disfrutar. En los primeros 100 metros se monta un pequeño tapón, pero luego ya a disfrutar de un circuito con  0 m de desnivel positivo.

Salida y tapón, un clásico

 Por ahora me conformo con ir regulando, llevo desde la Behobia sin entrenar, y no quiero sufrir lo más mínimo. Hay bastante animación en la calle, hasta que salimos a la zona del polígono. La cantidad de gente (inscripciones agotadas) hace ameno el ir en progresión, y las sensaciones van mejorando, incluso veo un 4'45" en este segundo kilómetro. Volvemos a adentrarnos en la población, para ir por largas y planas calles recorriendo la totalidad de la población.


       Llegado el kilómetro 3 veo que puedo apretar y mantener este ritmo por debajo de 5'/km, las piernas parecen ir solas y querer más. Vamos por la parte Sur de la población, para en el km 4 pasar por la zona de meta.


 Un último kilómetro donde si que empiezo a apretar y fin en 23'52", posición 94 de 218. Me junto con Jordi para saborear el bocadillo y la cerveza que ofrece la organización, y es que por más que lo diga no me canso, la labor de Rafal Running y en general de toda la localidad, de 10. De verdad, si buscáis un 5/10K  para marca, no dejéis pasar esta prueba.

Siguiente parada, el puente de la Constitución, donde le daré bastante a la zapa, si Dios quiere
     

miércoles, 20 de noviembre de 2019

LV Behobia-San Sebastián: el centenario de una grande

     




  Este domingo pasado tuve la suerte de volver a compartir una tradición no escrita que comparto con dos de mis mejores amigos, Rafa y Jordi: poder disfrutar de lo mucho que nos gusta correr con el viaje a una carrera que tenga algo "especial". En general, nosotros asociamos este especial , en el asfalto, a la distancia de Filípides, como pasó en París en 2017. Pero esta vez, diferentes motivos nos hacían inclinarnos a distancias más cortas, sobretodo a Jordi y a mi porque Rafa está más fuerte que una bestia. Buscando por la geografía española, economía manda, fue fácil dar con la carrera elegida. Distancia asequible(20 km), fama que nuestras referencias tildaban de totalmente justificada, y ubicación inmejorable, en una de las ciudades más bellas de España, Donosti: la Behobia-San Sebastián sería la elegida, y además en la edición que recordaba los cien años de la primera edición, que no la edición 100, pues sufrió un parón durante la Guerra Civil y la oscura postguerra.

     
      El viaje surgió accidentado ante un pinchazo antes de salir y una climatología que , desde Zaragoza, no hizo sino confirmar lo que habíamos visto en los partes de Aemet: durante todo el fin de semana habría temporal en el Norte de la Península, agudizándose cara al domingo. Por suerte, la pericia de Rafa al volante nos permitió superar los puertos que rodean Donosti y arribar a nuestro estupendo y "barato" alojamiento en la bella localidad de Orio a buena hora, y sanos y salvos. Sólo quedaba un buen bocadillo( "trainera"), unas buenas cervezas y al catre, que al día siguiente había faena.
     
     Sanos y salvos

 Despertar tranquilo, vemos que sigue lloviendo, clima norteño que, con leves paradas, se mantendrá a lo largo de toda la jornada. Desayuno ligero y a pillar el Euskotren que nos lleve directamente a la Ficoba, feria situada en Irún, en el barrio de Behobia, y colindante con el famoso y bello puente de Santiago, que es la frontera con Francia en su bella localidad de Hendaya. Y aquí quiero destacar lo buenas que son las comunicaciones en Guipuzcoa, pudiendo dejar el coche aparcado y movernos todo el fin de semana en tren. Mucho que aprender de esto por el Levante.

 Empezaba la aventura

Bueno , que me enrollo. La feria, sin ser pequeña tampoco es la de una gran Maratón. Aún así, alguna cosa cayó amén de recoger el dorsal, y de llevarme la gran alegría de ver y saludar entre los más de 33.000 inscritos (27000 saldríamos al final) a Manuel Jover, de Mirca, de esas personas que siempre gusta ver, compartiendo ambos la inquietud por el tiempo que hará mañana: Se empieza a hablar de vientos muy fuertes, lluvias muy intensas, frío y granizo asegurados, e incluso en el monte nieve.

Lo mejor de la feria, los pinchos

     Así que , tras un pincho en la propia feria, a hacer una visitilla a la Bella Easo, que parece que la lluvia nos da una leve tregua. Parada en el mismo centro y damos paseo por la Concha y alrededores, buscando ante el retorno del agua cobijo en un bareto del casco viejo, aconsejados por mi hermano para ponernos a salvo de los famosos y elevados precios de la viandas donostiarras. Y en efecto, triunfamos como el Avecrem, y pudimos disfrutar de unos buenos pinchos servidos por unas guapas y simpáticas camareras. Eso si, cuando ya nos íbamos, la bella dama comenta, ante la progresiva insistencia del aguacero: "chavales, mañana la vais a flipar". Upps, mejor recogemos, nos vamos a la casa y guardamos armas, no sin antes calzarnos una buena cena en el bar que tenemos enfrente de casa, otra trainera al canto. Vaya dieta precompetición jjj



Impresionante San Sebastián, en todos los aspectos

Y ya en Orio buscando cobijo

     Los truenos de la noche hizo que el sueño fuera bastante interruptus, pero al final llegó la hora de levantarse. Nos vestimos de luces en medio de la incertidumbre climatológica que nos ha acompañado todo el finde. ¿Qué nos ponemos? ¿Mil capas de ropa, chubasquero, chaqueta de alta montaña, neopreno, un traje de astronauta?

Lo único que estaba seguro del atuendo

Al final cada uno hace de su capa un sayo, y a eso de las 7:30 cogemos , cargados de emoción, eso si, el tren que nos lleva a Behobia. Una vez llegados a la localidad fronteriza, disparados bajo el chispeo hacia los autobuses que nos cruzarán la frontera y nos llevarán, en no más de 5 minutos, a la zona de Hendaya más próxima a la salida.

 La cosa estaba "negra"

     Aquí ya ha empezado a apretar, así que nos guarecemos del agua bajo los toldos de una cafetería. Se respira el ambiente de las grandes, y aunque no divisamos la salida, no tardamos en emprender la marcha para olfatear un poco. La salida está distribuida a lo largo de una calle paralela al río Bidasoa, de aproximadamente 1 kilómetro de largo, y que recorremos para cotorrear en que cajón salimos cada uno. Y aquí creo que ha llegado el momento de explicar brevemente mis aspiraciones atléticas con esta carrera.
 
      Investigando por la zona de salida bajo un cielo típico "euskaldún"

     Debido a diversos motivos, esta temporada no estoy "dando" con el botón de arranque, y en las semanas previas a la Behobia apenas habré juntado tres rodajillos de una hora y algo de gimnasio. En estas condiciones, aspirar a bajar de 5'/km sólo me podría llevar a una petada descomunal y a no disfrutar nada de la carrera. Así que, sabiamente, decidí salir a rodarla, que manda huevos tomarse este carrerón como un entreno, pero a día de hoy es lo que hay. Dicho lo cual, volvamos a la calle de salida.
     
     El animador del evento me quería sonar de algo

      Vemos al  mítico Haille Gebreselasie darse unos bailoteos antes de dirgirme ya  a mi cajón, despedirme de mis amigos con un abrazo y despojarme de algo de ropa, pero manteniendo el chubasquero, que parece que empieza a apretar. Los momentos previos emocionan, o al menos a mi, que soy un sensible para estas cosas. Suena buena música, ahora si me quito el plástico y a las 10:24 a darle a la zapatilla.

Recorrido

Perfil

       Primeros metros por la zona de Hendaya para atravesar un puente y entrar en el km 2 en Irún. Es en ese kilómetro donde aparece el primer repecho, duro, y que nos hace darnos cuenta de que va a ir el asunto. Eso si, las calles a pesar de la lluvia, llena de gente animando bajo el paraguas. Y es que SI, esta carrera es diferente por su público, más allá del paisaje,que no deja de ser el típico norteño, que entremezcla el paisaje verde con las zonas industriales,que a mi me tiene absolutamente enamorado. Pero no es eso lo que hace de la Behobia especial, no. Es la gente.Mientras en Alicante, en días soleados y con carreras céntricas, las calles están vacías, aquí daba igual que pasaras por debajo del puente de la Autopista, que estuviese diluviando, la gente está en la calle, no importa gente mayor o niños, todos bajo sus paraguas y desgañitándose. Es eso lo que hace que la Behobia reúna 33000 corredores, eso es la que la hace única y especial, y una necesidad para todo corredor popular.

A pesar de la que caía, observad el público en el lateral

     Íbamos por el kilómetro 2, y primer "bypass". Y es que otro añadido de esta carrera es que ha demostrado, como ya hizo la Maratón de Berlín en su momento, que si no se deja de jugar al fútbol porque haya elecciones, tampoco hay por qué dejar de disfrutar del atletismo popular. Se pasa el cambio de carril en que consiste dicho método, para poder permitir cruzar a las personas la calle, y sin más problema. Los irundarras llenan las aceras, en lo que como he dicho será una constante a lo largo de los 20 km. Salimos de Irún para afrontar, ya en el km 6, la primera subida de la jornada, el puerto de Gaintxurizketa. En si, y dado que las piernas van frescas, los dos km aprox del mismo se pasan relativamente bien. Al acabar, iniciamos una bajada preciosa, donde por primera vez veo un kilómetro por debajo de 5', que nos deposita en un nuevo avituallamiento, allá por el km, 10.
Subiendo Gaintxurizketa

     Superado este, entramos en la localidad de Errentería, la lluvia aprieta pero apenas molesta, más si cabe dado como apoya el público que llena las calles. Mis paticas van bien, no fuerzo lo más mínimo, y además he fijado liebre femenina, más que nada porque va a mi ritmo unos metros por delante mío, y me sirve para saber que no estoy aflojando. Salimos del pueblo para afrontar el repecho de la cuesta de Capuchinos, más empinado que el anterior puerto pero mucho más corto, no llegará al kilómetro. Y aquí si que sufro ya.

      Dada la relativa longitud de la cuesta, se supera sin más y bajada hacia la localidad de Pasaia  ( Pasajes), con unas vistas bonitas del puerto industrial. Atravesamos la localidad, ahora las piernas si pesan y la luvia va  yendo y viniendo. El recorrido lo tengo más o menos estudiado, y sé que al pasar la urbe vendrá la famosa cuesta de Miracruz, que dará paso a la bella Easo. Cada corredor va ya en su mundo, sabemos cerca el final pero nos queda lo más duro, pues las piernas llevan casi 17 km encima. Y la puñetera cuesta no desmereció, yo tuve que tirar de testiculina par no echar el pie a tierra, pero de nuevo el público empujó como no te nadie se puede hacer a la idea.
Entrando en San Sebastián bajo la lluvia

     Así que , acabado el repecho, caída hacia San Sebastián donde ahora si , el público lo da todo. la lluvia arrecia de verdad, pero quedan 2 km, esto está hecho. Atravesamos el paseo de Zurriola, para ver l aplaya en una imagen espectacular dada la negrura del cielo en contraste con el azul oscuro del agua, aparece el viento, pero dada la cercanía de la meta da igual. Puente del Kursaal, giro a izquierdas y meta. Felicidad máxima porque, a pesar de no haberla competido, he conseguido acabar en 1h44'19", a 5'13/km, posición 12001 de más de 27000 llegados, todo ello en https://clasificacion.behobia-sansebastian.com/?lang=es

El recuerdo para los de siempre, mi familia
 Medalla finisher
Premio merecido

  Ya sólo quedaba esperar a Jordi y Rafa entre la lluvia , el viento y el sol que depararon la aproximada hora y pico de espera, viaje "interruptus" hasta Orio, ducha , bocata y vuelta "molona" hasta la capital, llegando a las once y pico de la noche, cansados pero muy muy contentos, con la única sensación de haber vivido una carrera "única" con dos de mis mejores amigos. Así que, sólo un consejo, si podéis, id a la Behobia