No eres logras, eres lo que has superado

Es necesario revivir para saborear (Rozalén)

lunes, 17 de diciembre de 2018

XIV Media Maratón de Montaña Sierra de Oltà: volviendo donde empecé


Recuerdo hace muuuchos años, cuando dos jóvenes amigos  decidieron empezar a entrenar por el parque del Hipódromo de Alicante.Ya habían corrido alguna media de asfalto, pero habían abandonado temporalmente la práctica deportiva, no recuerdo muy bien por qué(supongo que la fiesta y las mujeres tuvieron algo que ver) Luego decidieron que la metrosexualidad debía habitar en ellos, y se apuntaron al gimnasio del Estadio municipal, y vieron que los atletas de verdad, los pocos que les hablaban les comentaban acerca de series, cambios de ritmo,etc.. ( entre ellos un tal Paco Valía, subcampeón de España de su categoría en Sevilla hace pocos años, y ejemplo vital de que se puede ser un máquina y ser humilde a la vez).Y ellos hicieron caso. Tiempo más tarde, vieron un cartel de una carrera de montaña en la Escobella, y se dijeron .."¿por qué no probar?" Creo que llegaron los penúltimos. Desde ahí siguieron unas cuantas medias, algún Maratón y muchos buenos ratos... Uno de esos dos prendas era el que suscribe, el otro mi gran amigo Paco.

Eran otras épocas

Pues una de esas primeras carreras que corrimos fue la MM Sierra de Olta, en su segunda o tercera edición. La foto de arriba ilustra nuestra gran equipación, consistente en general en zapas de asfalto y lo primero que pillabas por el cajón. Y este domingo, justo el día del 40 cumple de mi amigo, he vuelto a dar con mis suelas en esta gran carrera.

Personalmente, me ha recordado mucho aquella media. Buen rollo de la gente del club de muntanya de Calp, y una idea clara, muy en la línea skyrunner que tanto me agrada. Desde el pueblo hasta la cumbre y vuelta.
Hasta ahí

Llegaba con mis sempiternas dudas, los entrenos van saliendo, no siempre cuando y donde tocan, y la rodilla anda con ganas de llamar la atención. Aún así, las series del martes en el estadio me daban una pizca de tranquilidad, al no salirme tan mal como podrían haber salido. Pero vamos a la carrera.

 El Peñón ya vigilaba

 Respeto
O miedo

Creo que hacía más de 3 años sin correr una media de montaña, desde Confrides en el 2015.Como siempre en monte, madrugón y tras un desayuno platánico( dos plátanos y un café) carretera general y manta, que al ir sólo no está el bolsillo como para pagar autopistas. Llego pronto, recogida de dorsal y para el coche que hace mucho frío. Calentando me llevo un alegrón al encontrarme con un compi del colegio, Javi Mora, que viene como yo con muchas ganas reforzadas por su buen papel en la Media de la Costa Blanca Trail.

Breve calentamiento y petardazo. El día está espectacular, ni pizca del viento que nos ha acompañado estos días atrás. La salida, rodeando el estadio tal y como recordaba, tiene unos dos primeros km suaves, donde voy adelantando posiciones, como buen asfaltero imprudente.Al llegar al km 2-3, la cosa se pone pina, toca "romper aguas" y ajustar el ritmo, de todas formas no me encuentro excesivamente cansado.

Como me cuesta subir

Llegando al área recreativa

Llegada al km 5, área recreativa y primer avituallamiento. Toca un poco de pisteo y senda descendente, no muy de mi agrado, prefiero subir por la directa al monte, pero supongo que hay que ganar kilómetros. Eso si, a cambio las vistas del Peñón son espectaculares, creo que pocas carreras en la Costa Blanca pueden ofrecer estas imágenes. Al llegar al km 7 empieza la verdadera subida, noto que me empiezan a alcanzar corredores. Me cuesta mucho superar el desnivel inicialmente tras el tramo de pista previo, pero al final decido pasar de los adelantamientos y decidirme a seguir a mis pulmones. Llegamos al segundo control, km 9 aprox, para descubrir que detrás suyo esta la famosa pedrera. No pinta muy larga, pero su verticalidad impresiona.
Coronando Oltà

Paro poco, y decido empezar cuanto antes mejor, no sin previamente dejar pasar a varios corredores suponiéndoles (dado mi penoso estado físico subiendo) mejor ritmo. Sorprendentemente no es así, y consigo superar la pedrera para juntarme con dos féminas , una de ellas muy amable, con las que atravieso la meseta cimera, y sus famosos pendans( agujillas de roca que impiden poder rodar con facilidad).



 Superada la meseta, último repecho y cumbre, repecho donde si no es por la corredora "amable" acabo en el bernia, al equivocar el camino. Mistelita de cumbre, y toca empezar a bajar.
la bajada es muy muy bonita, por una senda corredera que dos corredores obligan a hacer a su ritmo, pues no se apartan para poder ser superados por los que por hache o por be vamos más ligeros. Yo en el fondo lo agradezco, o casi más que yo mis rodillas

Y que vivan las voluntarias majas y la mistela

Llegamos a un nuevo avituallamiento. Gominolas, pan de Higo y rápido, que tampoco quiero más tapones, recordando un gran tramo de pista para rodear la Sierra por el Oeste. Pero no, nos suben por un nuevo repecho a una zona muy pedregosa, que nos acompañará otro par de km, hasta el 14 aprox. Se empiezan a ver los primeros calambres, lo que me acojona bastante pues soy , o era, muy dado a ellos.
Bajando como se podía

Seguimos trochas incómodas entre pedreras, bajada técnica que me permite enlazar con dos corredoras con las que he ido haciendo la goma guapas y amables como ellas solas. Superamos el último control, que fue también el primero, la meta ya se huele.En un intento de adelantar a un acompañante de las féminas, el abductor me salta, calambre va. ¡Mierda! ¿por qué he sido tan ansioso? quedaba poco para el pisteo, mi terreno.Estamos sobre el km 17, intento seguir, parece que puedo, parece que... calambre entre el otro abductor. Ahora ya tengo que parar casi, maldigo en arameo, por idiota y por flojo. La gente que me pasa, mucha, me pregunta amablemente por mi estado, yo tranquilizo, lo bueno es que sé que esto se suele, o solía,pasar. Al rato de estar medio parado trato de trotar, parece que lo consigo, las leves elevaciones del camino las supero trotando como un robot, cambio la pisada y parece que funciona. De hecho, al llegar a la pista, pongo poco a poco una marcha más, los corredores que me habían visto jodido hace pocos minutos no entienden nada, voy por debajo de 4'30, y es que el cuerpo humano es un misterio.



Al final acabo llegando en 2h48' a meta, posición 213 de 337,todo ello en https://www.mychip.es/resultado/ddafd052-eacd-48e4-8bb4-6818e6106778  superfeliz por haber podido correr una carrera tan guapa sin apenas incidentes, me he notado en forma,los entrenos están funcionando, aunque queda muuucho para lo que me he marcado este año.

 Feliz en el coche de nuevo, ahí arriba había subido

Así que rápido al coche, ducha y almuerzo( 10 sobre 10 al club muntanyer de Calp) y para casa a por la siesta, que me la he ganado
Ahora si

Nos vemos después de la San Silvestre, este año toca una de las grandes

martes, 20 de noviembre de 2018

I Pego Trail: que duro es esto de correr por el monte


Ayer domingo tuvo lugar la primera edición del Pego Trail, que en realidad es una nueva versión del Trail de la Figuereta, cuyo nombre me gusta más,como poco amigo que soy de los anglicismos. Esta carrera ha tenido un sabor especial para mi, pues de alguna manera significa la primera de , espero,  las muchas carreras de monte que haré a partir de ahora. No tengo muy claro por qué, pero llevo bastantes años dedicado principalmente al asfalto, pero desde siempre a mi lo que más me ha gustado ha sido correr por el monte, así que ojalá sea el inicio del retorno.

Fin de semana con variedad para elegir en la provincia y la comunidad(Cocentaina, Coto,...) pero elijo esta por su distancia, que me parece ideal para estrenarme, obviamente la versión corta, "sólo" serán 13 km. Además, forma parte del nuevo circuito de la Marina Alta, zona de Alicante que me encanta por sus verdes paisajes y sus pueblos con encanto.

Eso si, el domingo toca madrugón, pues la carrera sale a las 8:30, no me acordaba de la tendencia de las CxM de salir mucho más pronto que sus hermanas asfalteras. Así que a las 5:30 arriba para sobre las 6:15 salir dirección Pego, el último pueblo de Alicante antes de entrar en la provincia de Valencia. Con la empanada mental provocada por la falta de sueño, apenas tomo un café bien cargado, y pillo un par de manzanas para el camino.

Llegada sobre las 7:30 a la bella población que acoge el paraje natural del Marjal de Pego, ambientillo fresco en la recogida de dorsal, así que rápido a por un segundo café. Tras la ingesta del preciado elemento veo que apenas me queda media hora para la salida, me apuro en llegar al coche para cambiarme cuando veo las dos manzanas. Adiós, que no he desayunado nada!! Dos bocados mientras busco un lugar para descargar mi estómago, afectado por la cafeína de los dos cafés que constituyen todo el aporte calórico que llevo en el cuerpo.

En fin, que al final hay que correr, y total sólo son 13 km. Lo que ocurre es que esos 13 km tienen 600m+ de desnivel , todo ello en  los primeros 6'5 km. Sin pensarlo mucho, a la linea de salida y que sea lo que Dios quiera. Desde el paseo que acoge la salida se ven una serie de montañas a las que supongo subiremos. Esa idea es la que más me gusta en cuanto a la concepción de una carrera de montaña. Salgo del pueblo, subo a su montaña y bajo, sin más, sin circuitos retorcidos, con infinitas subidas que sólo buscan tener más desnivel, compitiendo con la carrera de al lado por "tenerla más larga".

El primer km circula por el pueblo, mis piernas van bien y adelanto posiciones, al haber salido de los últimos lo tengo fácil, mas lo hago con cierta precaución pues dudo de mi respuesta cuando el camino se empine. Efectivamente, a los 200 m el asfalto eleva su pendiente para desembocar en una senda estrecha donde se crea un tapón, que yo agradezco en parte. El barro hace acto de presencia, presencia que no abandonara hasta el km 12. El caminín es bonito, pero mi respiración empieza a acelerarse, joder vaya ritmo lleva la peña para ser un tapón. Desembocamos en otro camino que llanea, así que toca correr, no sé que era mejor. Eso si, este nuevo camino va a media ladera de la montaña, y deja una estampa preciosa en los pocos momentos que puedo mirar alrededor, pues el barro deja pocas opciones de despiste sino te quieres pegar un buen leñazo.

Llevamos 3 km y llevo las pulsaciones bien elevadas, empiezo a notar la falta de fuel y es que claro, llevo 30' con el corazón bombeando sin parar. Me doy cuenta de que me queda muuucho para vovler a adaptarme a correr por montaña, todo lleva su adaptación y esta va a ser dura. En estas estoy cuando el camino cambia al otro lado de la montaña, el aire se vuelve más frío y el camino más incómodo por sus rocas sueltas y la cantidad de barro.

Nuevas subidas hasta el km 4, donde un avituallamiento deja un tramo llano y nueva subida, comenta un compañero que sólo quedan 2 repechos. Es en el tramo entre esos dos repechos cuando una chica que va delante mío cae , empezando a sangrar por boca y nariz. Paramos un par para ayudarla, avisamos al control de abajo, que afortunadamente está cerca y se hacen cargo. Salgo escopetado a recuperar los minutos empleados en ayudar a la chica, también es verdad es que he podido relajar mi "sorprendido" corazón, que creo que aún no sabe por que llevo casi una hora llevándolo fuera de control.
Cuanto tiempo sin echar manos a la pantorrilla

Al final coronamos un colladín, se acabó la subida. En el km 7 alcanzamos el refugio de la Figuereta, envuelto en niebla, que pasada de bonito. Avituallamiento,veo chucherías , como añoraba esto. Empieza la bajada, trato de ingerir a mis amigas pero no soy capaz de hacerlo sin arriesgar a estamparme. El camino es corrible en este primer tramo, pero el barro se agarra a la suela de mis Salomon, creando una especia de plasta que me hace parecer más un esquiador que un corredor. Me acuerdo de las carreras de mi adorado Norte, con razón salen luego duros corredores de aquellos lares. El camino empieza a ponerse más técnico, varios corredores me adelantan, Jesús como baja la gente, que envidia. Yo decido no arriesgar, voy haciendo la goma con un corredor que también ha adoptado mi estrategia, hasta acabar lo duro.


Empiezo de nuevo a correr, empiezo a desear que esto acabe, estoy reventado, menos mal que era "corto", pues llevo 1h30 para 10km.


No

¡Llegada a meta , espectacular Pego!

Nuevo repecho en la zona del Calvari, llegamos al 11 donde esta el desvió de la Media Maratón, alegría máxima por no haber elegido la hermana mayor. 1 km "costera avall", como dicen los del control. Así que a darle al asfalto para acabar entrando al pueblo y llegar a meta en 1h45' en mi reloj, 1h47 oficial, posición 45 de 67, todo ello en https://www.mychip.es/uploads/EventDocument/document/q/1/q19fsmDN2h337WEBeYU4BN8VpKD2szNMOYrMyeFZihWvsjwQDsje.pdf 

 La cara lo dice todo, y el pelo también


Rápidamente busco la ducha, estoy empapado en sudor debido a la humedad, hemos tenido la suerte de esquivar las amenazas de tormenta, no sé yo que hubiese sido de mi si en esas resbaladizas sendas hubiese caído un buen chaparrón. Ducha calentita en al que coincido con el 3º master, con el que comparto recuerdos de mi primera maratón de Borriol, ya que él es de la zona. Comentamos como ha cambiado esto desde aquellos inicios de correr por el monte, donde la mayoría íbamos en zapatillas
de asfalto y no existían ni chalecos de hidratación, y el único gel que conocíamos era el "glucosport".

Hace 12 años, otra época

Ya duchado, un par de cervezas y el buen bocadilllo de lomo que ofrece la organización, para volver a Alicante con una sonrisa en la boca. Y es que, como decía al principio de este tocho, lo que más me gusta es correr por el monte

martes, 6 de noviembre de 2018

Carrera del Mediterráneo Alicante-Santa Pola: corriendo por mi terreno


Este domingo pasado tuvo lugar la primera edición de una carrera que, si se cuidan y perfilan ciertos detalles, está llamada a ser una carrera que perdure en el calendario. Sé que hablo con "amor de padre", pues transcurre por mis terrenos de entreno habituales, que si de casa a la playa de Urbanova, o de Urbanova al Carabassi, o aquellos entrenos preparatorios de Pamplona que hice hasta Santa Pola desde Arenales, disfrutando y penando por mi coastal road, esa carreterita que discurre desde el Clot de Galvany hasta Santa Pola del Este, todo el rato con el Mediterráneo de fondo, la Isla de Tabarca acompañando y la sierra del Faro vigilando. Es mi terreno, y creo que pocas zonas se pueden comparar en toda la provincia.

Parte final del recorrido

Acabado mi alegato, decir que creo que a esta carrera se ha apuntado el 90% de las personas que conozco que corren en Alicante. El poder ver a todos ellos en la previa de la carrera ha sido uno de los pluses más especiales, si me olvido de alguien lo siento, pero fueron muchos: empezamos por los Zumbaos, Baños que está que se sale y Fco Javier, con el que tuve el honor de compartir gran parte de la carrera, y eso que venía de darle fuerte en el Trail Solidari; Ramírez y Antonio del Aquatic, pececillos que probaron asfalto y con muy buen resultado; los Apolaneros Antonio, Jesús y Manu Vilchez, siempre una alegría verlos, andan finos los tres; Jaime de Campello, empezando de nuevo con las largas; mi gran Damián Blanco, joder como me alegró verte; Manuel Jover, otro Mirca que vi de refilón pero que seguro que también disfruto de su terreno; Pedro de Crevillent, este año en Valencia te sales, a 4'40, que fort!; el maestro José Luís López, rebotado de la Foia y que también se salió, con un merecido podium; mis skys Pili y Sera, también venidos del Trail Solidari, y que rodaron bien y sin dolor, buena señal, al igual que el cuñado José, este siempre fino; los amigos de Se me va la Pinza, con Lidia y Martín, al que poco pudimos saludar. En carrera también pude ver a Kiko Apolana, vestido de luces , al gran Francisco Navarro, paseando por el Carabassi tras el tute montañero, y a mi buena amiga Fini Jaen, todo alegría al borde del Carabassi.

Pero sobretodo, mi gran Jordi, mi amigo con mayúsculas, que concedió salir del agua para compartir estos kilómetros, antes de su rápido retorno al agua y las carreras cortas. Poder disfrutar de 20 kms compartiendo penas y alegrías es una de las concesiones que desgraciadamente casi nunca hago, pues el asfalto siempre me invita a darle gas a tope o penar a tope, y en ambos casos las compañías son difíciles. Pero esta vez si pude y lo gocé.

Skys asfalteros, con los grandes Pili, Jordi y Sera


El problema fue que antes de la carrera venía un finde largo y libre. Eso incluyó que si un día a una ferrata, que si un día escalar, que si un par de juergas, que si dos horas de cola en Boyer para comprar zapatillas, que si cumpleaños de mi madre, ...así que para variar, poca preparación previa. Así que el sábado recogida de dorsal rápida y para casa a reposar.

Finde motañero

Recogida de dorsal

El sábado me levantaba más tarde de lo habitual, tener la casa paterna a 50 m de la salida ayudaba mucho. Plátano y café, y a recoger a Jordi para disfrutar de un segundo café. Dejamos la ropa de abrigo ( no pasábamos de 12º en esos momentos, aunque el sol presagiaba el tremendo día que disfrutamos luego).Saludos y más saludos, buscar lugar para vaciar vejiga y al cajón de salida. el ambientazo es tremendo, mi única duda es si lo céntrico de la salida perdurará dadas las molestias que se pueden ocasionar.
Vamooooos, con Jordi y escoltados por el Aquatic Antonio

Más o menos puntual disparo de salida y a disfrutar. La idea previa era rodar entre 5'15-5'30, ambos dudábamos mucho de nuestro estado de forma para rodar casi una Media Maratón, máxime cuando mi entreno largo la semana pasada era mejor olvidarlo en lo más profundo de la memoria. El hecho de que sean en bajada los dos primeros km y el ir acompañado de una figura como Paquillo, ese gran marchador del que disfrutamos en Alicante,subcampeón de Europa para más señas, alegra las patas. En el giro del 1 al 2 enfilamos la ctra de Elche y vemos en el horizonte el cabo de Santa Pola. Impone mucho ver que has de traspasar el límite de lo que tu ojo te ve para poder dejar de correr. Se nos une el Zumbao Francisco López, todo un placer de compañía.

Los siguientes km hasta Urbanova transcurren bien, sigo saludando gente como a mi farmacéutica, con la que me suelo cruzar todos los miércoles sobre las 7 a.m en nuestros entrenos. El prefil es ondulado, pero las piernas no paran, hemos de refrenar pues sabemos que esto va  a ser muy largo. En la llegada a la pedanía alicantina (por cierto, que hoy he salido con la bici y sigue con bastantes geles, punto muy negativo), primer avitu y en la salida hacia el Altet Jordi comenta de tranquilizarnos, que a esto le queda mucho y no hemos sobrepasado los 5'/km. Así hacemos para encarar la subida de Arenales, corta pero dura. Sufrimos pero pasamos el posible último repecho importante.

El trío de la muerte ya en Arenales del Sol

Encaramos el paseo de Arenales del Sol, con  un tiempo fresco y perfecto, ideal para disfrutar de nuestro deporte. No tiene precio para mi poder disfrutar de correr por medio de la pedanía ilicitana, con esas vistas del mar Mediterráneo en calma, y rodeado de corredores con las mismas ilusiones y buen rollo que nosotros.


Superamos el recorrido "tobogánico" que está caracterizando la carrera, para pasar de refilón el paraje natural del Clot de Galvany y encarar los últimos 6 km por la mencionada ctra del Carabassí. Jordi empieza a volver a creer en sus posibilidades, sufre un "efecto positivo" y empieza a tirar de nuevo. Yo me acoplo, disfrutando como pocas veces he hecho en una carrera. Al maravilloso entorno, hay que añadir que hoy las piernas me están yendo sueltas al mismo ritmo que pedían clemencia 15 días antes en el Tarafa. Desgraciadamente, la carretera acaba para enfilar los últimos km por el marinero municipio de Santa Pola. Aguantamos como podemos el ritmo para enfilar una maravillosa recta de meta y disfrutar juntos de la llegada a meta.

The end!

Al final, 1h41'54 reales,, a 4'52/km, posición 723 de la general, de un total de 2472 llegados, todo ello en https://www.sportrun.es/?event=20-k-alicante-santa-pola-gran-premio-diputacion-alicante&event_date=2018-11-04 .

Con la medalla y muy felices

Un poco de cola para recoger el recovery, que dos filas hubieran bastado para eliminar, un poco de postureo, más saludos y al bus, que rápida y ágilmente nos trasladaron de nuevo a Alicante, con la sensación de haber podido disfrutar de una carrera que puede convertirse en un referente en tiempos venideros, pero más aún con el placer de haber podido disfrutar de la compañía de un amigo durante una gran mañana.
Disfrutando del Mediterráneo

 Eso si, a partir de ahora toca calzarse las zapas de monte y empezar la preparación de la ultra, que ya hay ganas
Into the Wild I'll go

martes, 23 de octubre de 2018

VI Cross Río Tarafa: sumando en positivo


Este domingo pasado tuvo lugar la sexta edición de una carrera de esas que siempre te suenan, que has querido hacer pero por unas u otras  nunca se han dado las condiciones  ideales para correrla. Y ha sido en este inicio de temporada, en la que mi única idea es seguir acumulando kilómetros e intentar desterrar molestias y lesiones cuando he tenido el lujo de poder participar en ella.

¿Lujo? Pues si, ya que  principalmente es una carrera hecha para poder ayudar a esas mujeres que sufren en sus carnes la lacra que nos ha tocado vivir a los del siglo XXI, nuestra particular pandemia que no es otra que el Cáncer. Y en segundo lugar, porque he podido disfrutar de una mañana de esas que hacen afición. Desde aquí quiero agradecer que la organización no haya caído en el alarmismo generado por metereólogos, medios de comunicación y demasés y no haya hecho lo fácil que hubiera sido suspender la carrera, como han hecho muchos organizadores este fin de semana. Me alucina pensar que ya desde el jueves se estaban suspendiendo carreras, partidos de fútbol, sin atender un mínimo a la lógica y haber esperado un poco más. Yo creo, por cosas como esta, que vivimos en un país al que le falta mucho para parecerse a nuestros vecinos europeos. Y por supuesto, aquí nadie da la cara, ni dimite... En fin, para qué.

¿Gota fría?

Como iba diciendo,que se me calienta el teclado, mañana especial para correr. Temperatura perfecta, sol y fresquete; el paraje del río Tarafa, totalmente desconocido para mi, impresionante, vaya lujo para correr, mira que da envidia ver como pueblos como Aspe cuidan su entorno y su gente, acondicionando sitios como este. Y para redondear, he tenido la suerte de coincidir con dos de mis ídolos, maestros. José Luis López y José Vicente Baños. Dos personas que más allá de su nivel atlético, y eso es mucho decir, va su calidad humana, su sencillez,su humildad, me descubro ante ellos.

 José Luís López, maestro

Baños, otro maestro

¿Todo tan bonito? Pues algo habría malo, y ese era mi estado físico , algo ya habitual. Llego en plena fase de "empezar", mucho gimnasio y primeros rodajes que duelen como Dios; el peso va bajando pero aún queda mucho; y la fiestecilla del sábado noche más el constipado que no acaba de irse me dejaba un domingo por la mañana aparcando con un zurrón lleno de excusas y dudas. Recogida rápida de dorsal y bajada a la zona de salida, el bonito Hondo de la Fuente. Allí entre charretas con los maestros y brevísimo calentamiento en la línea de salida me veo.

Y a las 9:30 disparo y a darle a la zapa. La cuestión que las piernas no están mal del todo, así que enseguida trato de no quedar muy retrasado. Hacemos 800 metros rodeando la zona de salida superando una pequeña cuesta y atravesando unos túneles, me veo bien y al paso por la salida me animo al ver que a lo mejor no está la cosa tan mal.

Paso por la zona de salida, tras la primera vuelta de 800 m

Cruzamos la carretera para meternos ya en el río. Para hacerse una idea, es un estilo al río de Elche, es decir la ladera de un río acondicionada para correr. Vamos en leve bajada, la anchura no permite grandes adelantamientos. Pita el km 1 y yo con la sensación de que esto va a ser largo, y toca regular. Más si cabe si ya José Luís me había advertido que los kilómetros de vuelta eran en ligera cuesta arriba con dos repechos buenos.

Seguimos bajando por el río hasta el km 3 aprox, y este tramo , en el que bajamos los mencionados repechos, es muy muy bonito, en momentos puntuales no te crees donde estás. El olor a tierra mojada mejora si cabe esta sensación.Salimos de la ribera del río para salir a la carretera y empezar a rodear Aspe por su parte norte. No miro el ritmo del reloj, pero sigo adelantando gente, así que tan mal no debo ir. Abandonamos el pueblo para correr entre campos de  uvas y hortalizas, el día es espectacular y al visión del Maigmó, el Cid y más montañas acrecenta las buenas sensaciones. Mira que me gusta correr carreras y en parte es poder disfrutar de sitios como este, una pasada.

Sobre el km 6 bajamos de nuevo al río, mis piernas empiezan a dar síntomas de cansancio, mal momento con toda la vuelta pendiente. La verdad es que es una subida llevadera hasta el km 8 , donde ya aparecen los repechos, y más cierto  es que en ellos el pulso y la respiración se me ponen disparadas, pero saber que la meta anda cerca me anima, pudiendo al final completar los 10'4 km  con una sonrisa en la cara.

Meta finalmente

Al final han sido 50'35 " oficiales, posición 71 de 195, que no está mal para la época del año.Todo ello en http://softimes.es/Resultados.aspx?id=362 El ritmo final de 4'51 no es que sea para tirar cohetes, pero dadas las características del circuito(  nunca se va igual por tierra que por asfalto) me deja aceptablemente satisfecho. Avituallamiento final muy bueno para redondear una gran carrera: Desde luego, enhorabuena total a la organización y voluntarios, de 10.

Fantástico recovery

Tras cruzarme con Baños ( pódium de nuevo) y José, me voy para la ducha y a disfrutar de una mañana espectacular.
Gran participación en la marcha a favor de AMACMA

 Enhorabuena desde luego a la organización por su esfuerzo y el carrerón que tienen, y nos vemos dentro de 15 días en la Alicante Santa Pola, buff que largos se me van a hacer los 20 km. Menos mal que hay tendré a parte del equipo conmigo

jueves, 11 de octubre de 2018

Empieza la temporada: Travesía de los Alcázares-Cross Dolores-entreno trail-Gran Fons d'Oliva

Ya ha llegado la época del año que algunos llaman cambio de temporada. Es ese tránsito desde el verano hacia el otoño, donde cada uno repiensa que le puede dar el gas, que le motiva, que le hace soñar, que le ilusiona, que algunos escribimos blanco sobre negro, y que se intenta aunque si se ha apostado de verdad muchos sabemos que nos deberemos contentar con cumplir la mitad, pues luego la vida pone sus reglas y condiciones, y a ellas debemos adaptarnos, sin que ello produzca frustraciones y demás. Lo verdaderamente importante es de carne y hueso, y nos rodea, familia y amigos.

Bien, una vez las tienes claras( véase entrada anterior), toca ponerse manos a la obra. Mi verano ha sido un querer y no poder, y ahora que la espalda empieza a dejarse querer, toca pillar la forma. Eso se puede hacer  de muchas formas, entrenando por tu cuenta hasta que te pones a punto, o como en mi caso, con gimnasio, entrenos durísimos, no por su distancia ni velocidad, sino duros porque ves que te cuesta rodar 8 km a ritmo de tortuga, cuando hace apenas tres meses rodabas 42 km a una marcha aceptable. Algunos entrenos en esta época se pueden hacer duros por su soledad, y por eso prefiero yo la competición, que por mucho que me diga a mi mismo que hay que tomarla como entreno, siempre acaban aportando la "chispa adecuada", como decía la canción de uno de mis grupos favoritos. Vamos a ello

Travesía de los Alcázares(media distancia,1500m)



En principio la tenía planificada como entreno cara al Peñón de Ifach, pero su aplazamiento debido a la mala mar me obligaron a encajarlo entre bambalinas. Así que el sábado por la mañana me encaminaba hacia los Alcázares, a sabiendas de que el sábado se completaría con el cumple del presidente de mi club, y amigo de juventud, don Rafael Reina. La semana había estado gobernada por mi típico catarrazo de principio de temporada, donde había podido esquivar los antibióticos, pero los restos aún perduran.

 Mar menor, en calma

 Yo, no tan calmado

Buen día en lo metereológico

Llegada tranquila a la población murciana, poca participación, justo están llegando los nadadores de la trave larga, la bonita, la de la Isla Perdiguera. Veo los cárteles, 41 participantes, hoy si que me da que quedo el último jjj. Nadar en el Mar Menor  es diferente, la Manga de fondo le da un toque especial, se ve vida marina ya en la orilla, pero mi desconfianza me impide estar del todo tranquilo.
Breve y fácil descripción de la trave, triángulo buscando dos boyas y a la orilla.


Salida a full, no me veo el último, lo que me da alas. alas que se acaban a los 500 m, mi respiración no es buena debido al carácter asmático de mis resfríados. Me acompaña un tipo nadando a braza, al que dejo atrás a medio camino de la primera boya, justo antes del primer susto. Una especie de setas me aparecen de la nada, mi corazón se pone a mil ¿qué cojones es eso?¿Medusas?




Salida a full con la Manga de fondo


Sigo nadando, me noto muy cansado, y es que para los mantas del nadar, 1500 m siguen siendo largos. Rodeo boya, ya queda menos de estos pensamientos negativos acerca del nado que me rodean( si me da un bajón de fuerzas, joder que acelerado voy,....) para rodearme de tres nadadores que más o menos van a mi ritmo. Uno/a de ellas empieza a parar repentinamente, no entiendo el motivo hasta que lo alcanzo, las "setas" de antes(medusas ya claramente, pero no de las que pican) me rodean, bancos enteros que me crean ansiedad, es imposible nadar sin golpearlas fuertemente, esto es la leche, vaya forma de despedirme de las aguas abiertas. Llego ya hasta la boya de encarar la playa, pero esta queda a más de 500 m, 10' con suerte. Y justo en este tramo, donde calma mi absurdo orgullo ver detras mío algún gorro, es cuando más medusas aparecen, obligando a parar, a bracear, para nunca haber visto una jellyfish en mi vida acuática, hoy me voy a doctorar. Por fin, todo pasa, y al acercarme a la orilla estas desaparcen, consiguiendo llegar en 31', posición 36 de 41.



Fin de la pesadilla medusiana


Todo ello en https://www.sportrun.es/?event=travesia-isla-perdiguera-los-alcazares.  Birra rápida en un chiringuito y para Campello, que toca barbacoa

Recovery

IX Carrera Popular Villa de Dolores



Con la tripa llena, y sin ganas de abandonar el evento, me encamino con poco tiempo de margen hacia la Vegabajense villa de Dolores, a una de esas carreras de la zona que tanto me gustan. Me acompaña mi gran Jordi, que al igual que yo disfruta del ambiente de las carreras populares, y ha decidido acompañarme para vivirlo desde fuera y de paso echar alguna fotillo.

A pesar de la premura, llegamos con tiempo justo para no ir agobiados, dorsal fácil de recoger y a disfrutar del ambiente en la plaza del pueblo, donde están finalizando las infantiles. No vemos a ningún conocido, demasiada competencia por la zona, nunca entenderé que los organizadores no miren la coincidencia de carreras el mismo día o finde. Sin calentamiento, me coloco el último del pelotón, hoy sólo es un rodaje en principio, mi  caja de cambios anda dañada y la natación de esta mañana y la barbacoa no creo que sumen a mi favor.

Puntual pistoletazo, le pregunto a la bici escoba que si son dos o una vuelta par completar los 7 kilómetros, contestando que ni lo uno ni lo otro, sino tres.Sin problema.Salgo tratando de ver lo lamentable de mi estado. Suerte que el circuito es absolutamente llano, con una leve cuestecilla( ni eso) en los primeros 500 m.


Que son 3 vueltas neng



 Bajando la "cuestecilla"

El hecho de salir el último me permite ir ganando posiciones, evito mirar el Garmin par ir relajado y por sensaciones. Cada vuelta voy ganando posiciones, me encanta correr de esta forma. El ambiente en el pueblo es muy bueno, me recuerda de cierto modo a Rojales,





Disfrutando


 y acabo completando los 7 k en 33'09 oficales,32'53 reales,33'09 oficiales, posic 134 de 246, aun increíble ritmo de 4'48/km.. Todo ello en http://www.chiplevante.net/2018CPDOLORES/general.asp?offset=100.  Birras rápidas y para casa. Desde luego, la mayor enhorabuena para el Club de Atletismo de Dolores, que tienen un carrerón, sólo gracias a ellos podemos disfrutar de esto que tanta vida nos da




Lunes tarde de empezar con el monte

Aunque sea de forma rápida, tras el descanso dominical, tocaba empezar a ponerse las pilas para las carreras de primavera. A las 18 horas me plantaba en el parking del Cabeço para hacer una ruta por el Racó de Seva hasta el collado de Polset y bajar por la Solana, alragando un poco para completar 1h45 con 600 m+ de desnivel y poco más de 11 km. Pura vida en vena







Gran Fons d'Oliva



Tiempo atrás coincidiámos Jordi y yo que una buena idea para aprovechar el día del 9 d'Octubre sería rememorar su participación en una clásica del sur de la provincia de Valencia, el gran Fons d'Oliva, pruebas característica de la levantina provincia, que suelen rondar los 15 km, aunque en este caso se veía reducida a 12'2 km.

La tarde anterior había sido un caos ,todo el día de culo con curro y demases, par completar con el entreno y su recuperación con el clásico kebab que todos los dietistas recomiendan. Así que con las piernas como flanes recogía bien pronto a mi gran Jordi, que hoy venía con ganas de probar su estado, aunque sin pretensiones. Durante el camino le pregunto por el circuito, un escueto "no recuerdo mucho , pero dicen que ondulado" no vaticina nada bueno para mis cuadríceps..
Llegada pronta a la saforina población. Vamos a por el dorsal, 280 inscitos a añadir a los posibles 1000 inscritos al circuito . ¿Cómo? pues porque hay gente que aún piensa en el popular, que crean circuitos de 17 carreras por 30 €, con premios diversos, con carreras bonitas, ..... Dios, cuanto por aprender, lástima de Alicante y su implicación con el corredor popular. En esta carrera destacan el alto número de participantes de clubes de la zona, de esos que crean cultura, amistad,... y también alta participación femenina, lo que desde luego es una alegría.


Esto es lo que pasa cuando piensas en el popular


En fin, café rápido, cambio en el coche y a zona de salida. La temperatura es perfecta, puedo saludar al gran Juanjo de Cocentaina y a Pepi y Alacid, a los que me da especial alegría ver, son muuuuy buena gente.


Alacid y Pepi, pocas personas más entrañables, olé ellos


Y los dos grandes

Comento a Jordi que entre los mocos que inundan mis tráqueas y el lamentable estado de mis piernas, volveré a salir el último. Salida lenta por callejuelas empinadas, bueno será sólo el principio. El tema es que durante el primer km la constante son duras callejuelas con alto desnivel, sólo atenuado por la enorme cantidad de gente, lo que me impide superar los 6'/km, por suerte para mi









Si digo que salgo el último, es que salgo el último

¡Vamooos que nos vamos!


Jodo con los repechines del pueblo


Y llega el segundo km, que empieza en bajada para volver a encarar fuertes rampas. Alcanzo a Pepi, que ya me avisa de que esta será la tónica hasta el km 5.


Bien escoltado, empezaban los artificios


 Pepiii, que bueno rodar con una de las más grandes para mi


¡Vamooos, que nos vamooos!!

Y efectivamente o peor, duras cuestas seguidas de más duras aún, estoy alucinando, me cagüen..... Mis cuádriceps me piden parar y andar, pero en asfalto no. Por fin llego al 5, empieza una bajada, pregunto a un local que me advierte de dos cuestas aún. efectivamente, llegado el km 5'5 viene otro"repechíllo", el olor a naranjos de los campos que nos rodean no disminuye el dolor, ya ni miro el reloj, que más da, voy reventao. Justo al coronar, giro casi a 180º y a encarar hacia el pueblo, las piernas se aceleran por el cambio de rasante.

Bellísima corredora que me acompaño un kilómetro por los igualmente bellos campos de naranjos

Extrañamente consigo aprovechar esta condición,sigo alcanzando gente, la bajada se prolonga hasta llegar al pueblo de nuevo, allá por el km 11. ¿Os acordáis del corredor local y el número de cuestas que dijo? pues yo no lo hice, para darme de bruces con un repecho allá por el 11'300 que elevó mis pulsaciones a límites no saludables, jadeo yo que no soy de ello, pero claro, todo acaba, así que los últimos 400 m aprieto para llegar en 1h04'01" reales, 1h05'07", a ritmo de 5'10, superfeliz dado el tute que llevaba, clasificado 494 de 870 llegados. Todo ello en http://www.crono4sports.es/clasificacion/435/

Llegada a meta

Cola para recoger la cerveza, melón y variadas cosas, y ver a mi gran Jordi, que hoy se ha salido. Los dos coincidimos en que ha sido una grandísima mañana, de esas que dan mucha vida. La temperatura ha sido ideal, el cirucito duro pero de los que gustan, y el ambiente entre los participantes brutal. Felicitaciones máximas para el club l'Espenta de Oliva por su labor, increíble.

Superfeliz

 Y así encaminamos hacia nuestra Alicante, con esa sonrisa que sólo da saber que has disfrutado y vivido , sin más, con la única pena de que nos pille tan lejos esta maravillosa zona

Nos vemos en 15 días con el 10K del Río Tarafa, donde ya habrá que empezar a ponerse un poco más serio( o no)