No eres logras, eres lo que has superado

Es necesario revivir para saborear (Rozalén)

lunes, 2 de diciembre de 2019

Vi Carrera Popular de Rafal: la mejor de la contorná

 
  
El sábado pasado( bueno, hace dos, que últimamente con lo de las crónicas no voy muy fino,pero el tiempo este año está siendo muy limitado) tuve la oportunidad en la que, en mi opinión, es la mejor carrera desde Alicante hasta Murcia, si quieres un recorrido llano y vas a apurar en busca de la marca.
Hace dos años estaba superando una lesión de rodilla que me había amargado el año. Mi primera competición recuerdo que fue el 5K de Rafal, y el recuerdo que me quedó fue de un carrerón, tanto por el ánimo del pueblo, como por la organización y la sensación de un circuito muy muy llano,que me recordaba al de Catral. Así que este verano convencí a mi Jordi para deleitar aquella exquisitez,  a lo que aceptó gustoso. Después de los 20km de la Behobia, habría que limpiar polvorilla en Catral.

        Además, en esta fase de volver a empezar, considero que esta distancia es ideal. El 5k te permite apretar sin tener un excelente estado de forma, y sobretodo no tiene la agonía del 10k, distancia que personalmente tengo atravesada.
     
      Así que el sábado por la tarde llegábamos tempranito a la localidad Vega Bajense. Nos acercamos a por el dorsal, pueblo animado y Jordi ya vislumbra que el circuito va a ser de los buenos. Cafetito rápido y los saludos correspondientes. El primero, Tony Maciá. Lo conocí cuando salía de una lesión, ambos estábamos en Mirca Sport, hará unos 4 años. Desde entonces, su evolución ha sido fulgurante, consiguiendo acabar este año varias ultra de 100 km. Pero sobretodo, lo que destacaría de él es su calidad como persona. También pude saludar a otros dos grandes de esto del atletismo popular, dos "zumbaos" como Baños y Paredes, siempre buen rollo. Así , con nuestra bolsa de corredor , que incluía un chaleco muy útil para esos días de calor y viento tan habituales por estas zonas, nos fuimos al coche y a calentar.

      Ya en la zona de salida, 5´ de calentamiento y a la salida. Salgo desde atrás, mientras que Jordi, mucho más en forma se ubica en la zona central del pelotón. Con unos minutillos de retraso, petardazo y a disfrutar. En los primeros 100 metros se monta un pequeño tapón, pero luego ya a disfrutar de un circuito con  0 m de desnivel positivo.

Salida y tapón, un clásico

 Por ahora me conformo con ir regulando, llevo desde la Behobia sin entrenar, y no quiero sufrir lo más mínimo. Hay bastante animación en la calle, hasta que salimos a la zona del polígono. La cantidad de gente (inscripciones agotadas) hace ameno el ir en progresión, y las sensaciones van mejorando, incluso veo un 4'45" en este segundo kilómetro. Volvemos a adentrarnos en la población, para ir por largas y planas calles recorriendo la totalidad de la población.


       Llegado el kilómetro 3 veo que puedo apretar y mantener este ritmo por debajo de 5'/km, las piernas parecen ir solas y querer más. Vamos por la parte Sur de la población, para en el km 4 pasar por la zona de meta.


 Un último kilómetro donde si que empiezo a apretar y fin en 23'52", posición 94 de 218. Me junto con Jordi para saborear el bocadillo y la cerveza que ofrece la organización, y es que por más que lo diga no me canso, la labor de Rafal Running y en general de toda la localidad, de 10. De verdad, si buscáis un 5/10K  para marca, no dejéis pasar esta prueba.

Siguiente parada, el puente de la Constitución, donde le daré bastante a la zapa, si Dios quiere
     

miércoles, 20 de noviembre de 2019

LV Behobia-San Sebastián: el centenario de una grande

     




  Este domingo pasado tuve la suerte de volver a compartir una tradición no escrita que comparto con dos de mis mejores amigos, Rafa y Jordi: poder disfrutar de lo mucho que nos gusta correr con el viaje a una carrera que tenga algo "especial". En general, nosotros asociamos este especial , en el asfalto, a la distancia de Filípides, como pasó en París en 2017. Pero esta vez, diferentes motivos nos hacían inclinarnos a distancias más cortas, sobretodo a Jordi y a mi porque Rafa está más fuerte que una bestia. Buscando por la geografía española, economía manda, fue fácil dar con la carrera elegida. Distancia asequible(20 km), fama que nuestras referencias tildaban de totalmente justificada, y ubicación inmejorable, en una de las ciudades más bellas de España, Donosti: la Behobia-San Sebastián sería la elegida, y además en la edición que recordaba los cien años de la primera edición, que no la edición 100, pues sufrió un parón durante la Guerra Civil y la oscura postguerra.

     
      El viaje surgió accidentado ante un pinchazo antes de salir y una climatología que , desde Zaragoza, no hizo sino confirmar lo que habíamos visto en los partes de Aemet: durante todo el fin de semana habría temporal en el Norte de la Península, agudizándose cara al domingo. Por suerte, la pericia de Rafa al volante nos permitió superar los puertos que rodean Donosti y arribar a nuestro estupendo y "barato" alojamiento en la bella localidad de Orio a buena hora, y sanos y salvos. Sólo quedaba un buen bocadillo( "trainera"), unas buenas cervezas y al catre, que al día siguiente había faena.
     
     Sanos y salvos

 Despertar tranquilo, vemos que sigue lloviendo, clima norteño que, con leves paradas, se mantendrá a lo largo de toda la jornada. Desayuno ligero y a pillar el Euskotren que nos lleve directamente a la Ficoba, feria situada en Irún, en el barrio de Behobia, y colindante con el famoso y bello puente de Santiago, que es la frontera con Francia en su bella localidad de Hendaya. Y aquí quiero destacar lo buenas que son las comunicaciones en Guipuzcoa, pudiendo dejar el coche aparcado y movernos todo el fin de semana en tren. Mucho que aprender de esto por el Levante.

 Empezaba la aventura

Bueno , que me enrollo. La feria, sin ser pequeña tampoco es la de una gran Maratón. Aún así, alguna cosa cayó amén de recoger el dorsal, y de llevarme la gran alegría de ver y saludar entre los más de 33.000 inscritos (27000 saldríamos al final) a Manuel Jover, de Mirca, de esas personas que siempre gusta ver, compartiendo ambos la inquietud por el tiempo que hará mañana: Se empieza a hablar de vientos muy fuertes, lluvias muy intensas, frío y granizo asegurados, e incluso en el monte nieve.

Lo mejor de la feria, los pinchos

     Así que , tras un pincho en la propia feria, a hacer una visitilla a la Bella Easo, que parece que la lluvia nos da una leve tregua. Parada en el mismo centro y damos paseo por la Concha y alrededores, buscando ante el retorno del agua cobijo en un bareto del casco viejo, aconsejados por mi hermano para ponernos a salvo de los famosos y elevados precios de la viandas donostiarras. Y en efecto, triunfamos como el Avecrem, y pudimos disfrutar de unos buenos pinchos servidos por unas guapas y simpáticas camareras. Eso si, cuando ya nos íbamos, la bella dama comenta, ante la progresiva insistencia del aguacero: "chavales, mañana la vais a flipar". Upps, mejor recogemos, nos vamos a la casa y guardamos armas, no sin antes calzarnos una buena cena en el bar que tenemos enfrente de casa, otra trainera al canto. Vaya dieta precompetición jjj



Impresionante San Sebastián, en todos los aspectos

Y ya en Orio buscando cobijo

     Los truenos de la noche hizo que el sueño fuera bastante interruptus, pero al final llegó la hora de levantarse. Nos vestimos de luces en medio de la incertidumbre climatológica que nos ha acompañado todo el finde. ¿Qué nos ponemos? ¿Mil capas de ropa, chubasquero, chaqueta de alta montaña, neopreno, un traje de astronauta?

Lo único que estaba seguro del atuendo

Al final cada uno hace de su capa un sayo, y a eso de las 7:30 cogemos , cargados de emoción, eso si, el tren que nos lleva a Behobia. Una vez llegados a la localidad fronteriza, disparados bajo el chispeo hacia los autobuses que nos cruzarán la frontera y nos llevarán, en no más de 5 minutos, a la zona de Hendaya más próxima a la salida.

 La cosa estaba "negra"

     Aquí ya ha empezado a apretar, así que nos guarecemos del agua bajo los toldos de una cafetería. Se respira el ambiente de las grandes, y aunque no divisamos la salida, no tardamos en emprender la marcha para olfatear un poco. La salida está distribuida a lo largo de una calle paralela al río Bidasoa, de aproximadamente 1 kilómetro de largo, y que recorremos para cotorrear en que cajón salimos cada uno. Y aquí creo que ha llegado el momento de explicar brevemente mis aspiraciones atléticas con esta carrera.
 
      Investigando por la zona de salida bajo un cielo típico "euskaldún"

     Debido a diversos motivos, esta temporada no estoy "dando" con el botón de arranque, y en las semanas previas a la Behobia apenas habré juntado tres rodajillos de una hora y algo de gimnasio. En estas condiciones, aspirar a bajar de 5'/km sólo me podría llevar a una petada descomunal y a no disfrutar nada de la carrera. Así que, sabiamente, decidí salir a rodarla, que manda huevos tomarse este carrerón como un entreno, pero a día de hoy es lo que hay. Dicho lo cual, volvamos a la calle de salida.
     
     El animador del evento me quería sonar de algo

      Vemos al  mítico Haille Gebreselasie darse unos bailoteos antes de dirgirme ya  a mi cajón, despedirme de mis amigos con un abrazo y despojarme de algo de ropa, pero manteniendo el chubasquero, que parece que empieza a apretar. Los momentos previos emocionan, o al menos a mi, que soy un sensible para estas cosas. Suena buena música, ahora si me quito el plástico y a las 10:24 a darle a la zapatilla.

Recorrido

Perfil

       Primeros metros por la zona de Hendaya para atravesar un puente y entrar en el km 2 en Irún. Es en ese kilómetro donde aparece el primer repecho, duro, y que nos hace darnos cuenta de que va a ir el asunto. Eso si, las calles a pesar de la lluvia, llena de gente animando bajo el paraguas. Y es que SI, esta carrera es diferente por su público, más allá del paisaje,que no deja de ser el típico norteño, que entremezcla el paisaje verde con las zonas industriales,que a mi me tiene absolutamente enamorado. Pero no es eso lo que hace de la Behobia especial, no. Es la gente.Mientras en Alicante, en días soleados y con carreras céntricas, las calles están vacías, aquí daba igual que pasaras por debajo del puente de la Autopista, que estuviese diluviando, la gente está en la calle, no importa gente mayor o niños, todos bajo sus paraguas y desgañitándose. Es eso lo que hace que la Behobia reúna 33000 corredores, eso es la que la hace única y especial, y una necesidad para todo corredor popular.

A pesar de la que caía, observad el público en el lateral

     Íbamos por el kilómetro 2, y primer "bypass". Y es que otro añadido de esta carrera es que ha demostrado, como ya hizo la Maratón de Berlín en su momento, que si no se deja de jugar al fútbol porque haya elecciones, tampoco hay por qué dejar de disfrutar del atletismo popular. Se pasa el cambio de carril en que consiste dicho método, para poder permitir cruzar a las personas la calle, y sin más problema. Los irundarras llenan las aceras, en lo que como he dicho será una constante a lo largo de los 20 km. Salimos de Irún para afrontar, ya en el km 6, la primera subida de la jornada, el puerto de Gaintxurizketa. En si, y dado que las piernas van frescas, los dos km aprox del mismo se pasan relativamente bien. Al acabar, iniciamos una bajada preciosa, donde por primera vez veo un kilómetro por debajo de 5', que nos deposita en un nuevo avituallamiento, allá por el km, 10.
Subiendo Gaintxurizketa

     Superado este, entramos en la localidad de Errentería, la lluvia aprieta pero apenas molesta, más si cabe dado como apoya el público que llena las calles. Mis paticas van bien, no fuerzo lo más mínimo, y además he fijado liebre femenina, más que nada porque va a mi ritmo unos metros por delante mío, y me sirve para saber que no estoy aflojando. Salimos del pueblo para afrontar el repecho de la cuesta de Capuchinos, más empinado que el anterior puerto pero mucho más corto, no llegará al kilómetro. Y aquí si que sufro ya.

      Dada la relativa longitud de la cuesta, se supera sin más y bajada hacia la localidad de Pasaia  ( Pasajes), con unas vistas bonitas del puerto industrial. Atravesamos la localidad, ahora las piernas si pesan y la luvia va  yendo y viniendo. El recorrido lo tengo más o menos estudiado, y sé que al pasar la urbe vendrá la famosa cuesta de Miracruz, que dará paso a la bella Easo. Cada corredor va ya en su mundo, sabemos cerca el final pero nos queda lo más duro, pues las piernas llevan casi 17 km encima. Y la puñetera cuesta no desmereció, yo tuve que tirar de testiculina par no echar el pie a tierra, pero de nuevo el público empujó como no te nadie se puede hacer a la idea.
Entrando en San Sebastián bajo la lluvia

     Así que , acabado el repecho, caída hacia San Sebastián donde ahora si , el público lo da todo. la lluvia arrecia de verdad, pero quedan 2 km, esto está hecho. Atravesamos el paseo de Zurriola, para ver l aplaya en una imagen espectacular dada la negrura del cielo en contraste con el azul oscuro del agua, aparece el viento, pero dada la cercanía de la meta da igual. Puente del Kursaal, giro a izquierdas y meta. Felicidad máxima porque, a pesar de no haberla competido, he conseguido acabar en 1h44'19", a 5'13/km, posición 12001 de más de 27000 llegados, todo ello en https://clasificacion.behobia-sansebastian.com/?lang=es

El recuerdo para los de siempre, mi familia
 Medalla finisher
Premio merecido

  Ya sólo quedaba esperar a Jordi y Rafa entre la lluvia , el viento y el sol que depararon la aproximada hora y pico de espera, viaje "interruptus" hasta Orio, ducha , bocata y vuelta "molona" hasta la capital, llegando a las once y pico de la noche, cansados pero muy muy contentos, con la única sensación de haber vivido una carrera "única" con dos de mis mejores amigos. Así que, sólo un consejo, si podéis, id a la Behobia

miércoles, 16 de octubre de 2019

XXV Gran Fons de Paterna: descubriendo el punto de partida

   

Hace ya varios meses, en una conversación distendida con mi gran Jordi, alguno de los dos comentaba lo barata que tenía la inscripción una clásica valenciana, el Gran Fons de Paterna. Los dos sabíamos que, para dos cazaclásicas como nosotros, aquello sólo podía significar una cosa: que daríamos con nuestros huesos varios meses más tarde en la población perteneciente al cinturón industrial de la capital del Turia.

La Torre de Paterna y sus cuevas, uno de sus elementos representativos

     El hecho de que Jordi y yo andemos a la busca y captura de "las clásicas" del asfalto rugnero de la geografía española( y por que el bolsillo no da para más) nos ha hecho descubrir carreras que no , por decirlo de alguna manera, no encajaba nuestra "idea preconcebida" de la misma. Muchas de las clásicas valencianas del mediofondo no destacan por su paisaje o entorno, pero bien sabemos que lo que no faltaría sería ambiente.
Gente si que había

    Al mismo tiempo, la distancia clásica de los Gran Fons, 15 km, resulta muy atractiva para ambos, aunque con esta damos por concluído el póker valenciano de este tipo de carreras: 7 Aguas, Massamagrell, Valencia Nocturna y esta de Paterna. Todas menos las de la capital con un factor común: las cuestas. Así que vamos allá con lo que pasó el domingo.

     Suena la corneta a las 5:15 am, uff, no me acordaba lo que significaba madrugar para ir a participar en una prueba de la capital de la Comunidad. A las 6 am recogiendo a Jordi y viaje de los buenos, compartiendo alegrías y penas, que nos hacen llegar casi sin darnos cuenta hasta Paterna. Y aquí uno de los mayores inconvenientes de la prueba:conseguir aparcar. Menos mal que Jordi me había avisado previamente pues había trabajado allí una vez. Llegamos con una hora y media de antelación, y nos tiramos más de 30' de reloj para conseguirlo, haciéndolo al final a casi 20' del lugar de recogida de dorsales. No sé que solución puede tener el asunto, pero algo deberían hacer.

      Solucionada la papeleta, recogida rápida y efectiva del dorsal, junto con una buena bolsa del corredor. Yo llevo el cuerpo mal( se ve que el Kebab no es la mejor de las dietas precompetición) y trato de buscar un lugar donde aligerar el cuerpo, cosa que no consigo. Y es que el ambiente de corredores pululando por la zona de salida es brutal, da la impresión de haber mucho más de los 2000 corredores que anunciaba la prueba.

      Cambio de ropa rápidamente, entrega de la mochila en el guardarropa rápida y efectiva a dar una vueltecilla de reconocimiento. Dos cosas quedan clara, es una prueba donde el ambiente va a ser de los buenos( gran participación del club local Paterna runner's) y que lo de las cuestas no va a ser ocasional , sino algo constante.
Ready..


      Llegado el momento, Jordi y yo nos situamos en la parte trasera, aunque veo en los ojos de mi amigo que se quiere probar, por lo que le animo a irse para delante en cuanto den la salida. y así, a las 9:30 am, a darle a la zapaaaaa.

Vamooooos

Salida un poco apretada en bajada para dar una vuelta por el pueblo de unos 2/ 3 km. Yo llevo las patas como palos, se ve que las series en cuesta de la tarde anterior pasan factura a mis poco entrenadas piernas. Poco a poco voy adelantando gente, aunque cuando allá por el km 1'5 cambiamos de rasante, mi  respiración se une a mis piernas en un mensaje claro:" o regulas o la vas a flipar, chaval".
 Me da que la sonrisa no va a durar mucho

     Paso por meta de nuevo en el km 2 ya por una zona de toboganeo vamos saliendo del pueblo, cosa que hacemos allá por el km 3. Nos ponemos en paralelo a la autovía, para cruzarla por debajo tras un km. hasta ese momento he conseguido regular y adaptarme a la triste realidad de mi forma física. Pero a pesar de ello, ando motivado. Cuando uno esta esta por el fondo del pozo, sólo queda mejorar, y así me lo tomo. Es la primera prueba de año, de aquí al invierno hay tiempo....Bueno, que me voy. Andábamos por el km4, tras pasar por debajo de la autovía encaramos una subida por el polígono industrial del jarro. Pregunto a un compañero por nuestro futuro y me confirma lo que me había dicho Jordi: ahora tocan 4 km de cuesta, más o menos dura depende de como lo mirase. A quien miro yo es a mis patas, empiezo a recitar oraciones.

Callejeando para salir de Paterna

     Al final, no es para tanto. Los dos primeros km, hasta el 6, atravesamos el polígono donde el calor ya empieza a pasar factura. La subida es bastante suave, hasta que pasamos por la fábrica de Cárnicas Serrano, uno de los principales patrocinadores de la prueba y del atletismo popular valenciano, en general. En cuanto abandonamos la zona industrial, momento en el que nos cruzamos con los cabeza de carrera, nos dirigimos a una zona de chalets llamada la Cañada, y aquí si que hay que poner ya la reductora. Sin ser exagerado, ya se ven los primeros rictus de estar pasándolo mal en algún corredor. Yo, no sé muy bien por qué, supongo que aún me queda un poco de pólvora rondiana, aguanto más o menos bien.

     Por fin km 8,  se supone empieza la bajada y .... si, eran 7 km prácticamente de bajada. Eso si, el calor ahora si aprieta, aunque para un alicantino no va a suponer una sorpresa. Hasta ahora he ido alternando posiciones con una corredora, y así seguiremos durante el resto de bajada. Será una chorrada, pero el ir pensando en el "me adelanta, le adelanto" y por otro lado, su esbelta figura, me hace alejarme de la penuria de mi estado físico, logrando ver varios km por debajo de 5'! ¡Albricias!. Los pocos repechos que me aguardan en los tres últimos kilómetros alteran mis pulsaciones bastante, pero consigo seguir apretando hasta entrar en 1h17'52" real, 1h19'07" oficial, a 5'05/km, posición 832 de 1684 llegados a meta.

hachazo modo on

 y daleee
Todo tiene su precio



     En seguida localizo a Jordi, que ha hecho un carrerón para su estado semianfibio. Me alegro muchísimo por él, y por mi mismo, por fin tengo claro como va a ser la temporada, y donde estoy, mi punto de partida. Ya sólo queda trabajar. Así que tras una buena ducha , para Alicante a comer con la familia, que las buenas tradiciones hay que guardarlas. Próxima parada: un poco de trail y luego una de las grandes, una superilusión, la gran Behobia-San Sebastián, y encima en compañía de Rafa, Jordi y María José. El team París vuelve a la carga

Vamooooos
 
   

sábado, 12 de octubre de 2019

Volver al punto de partida

Reflexiones de un sábado de otoño.
   
      Llevo varias semanas, desde que empezó la temporada( si es que empieza y acaba alguna vez) con algo dentro que no acababa a acertar lo que era. Mi pensamiento estaba en preparar la Transilicitana, en volver a probar lo de los 100 km, pasando por el Maratón de Ciudad real. pero un percance ,sin gravedad  mayor, me hacía imposible acudir a este último.  Y yo creo que aquí se torció todo, y por fin hace una semana exactamente daba con la tecla.
     
      Mis circunstancias personales, familiares,laborales, me estaban requiriendo mucho,  eso me estaba impidiendo entrenar largo a gusto, y cada vez que veía que no tenía tiempo para salir a entrenar el rato que requiere una prueba de estas, y llegando siempre a las competiciones cansado pues has tenido que entrenar muchos días seguidos y sin ton ni son. Así que lo decidí: es absurdo y contraproducente querer hacer algo para lo que no tienes tiempo, eso sólo puede llevar a la desmotivación.

      Además, cada vez echaba más de menos volver a correr "rápido" , o al menos a mi nivel. Entrenar y entrenar a ritmos que no bajaban de 5'/km en el mejor de los casos me daba cierta "tristeza", me compadecía cuando me veía a mi mismo alegrándome al ver un 4'40 en el Garmin.
   
     Todo ello ha hecho que el plan cambie, y por bastante tiempo. ¿quiere decir eso que abandono la idea de la Transi? No , intentaré por todos los medios salir y acompañar a mis Rafa y  Sera hasta donde puedan mis patas, y entrenaré largo cuando pueda realmente, pero el objetivo será otro.
         

    Volveré al punto de partida, y por un tiempo abandonaré hasta mis queridos encuentros con Filípides. 5K,10K y Medias de Asfalto como mucho, algún trail corto, y ver de hacer bici y agua cara a verano, a ver si suena la flauta y cae algún tri de los cortitos. Sin más, y en Agosto stop para disfrutar de las vacaciones con la familia y hacer algún monte. . Afinar,definir, disfrutar, llegar a la competición del finde con la ilusión y la motivación de ver si mejoras, de mirar el crono de meta y llevarte la gran ilusión o decepción, pero de emocionarte. Sin más. Ya habrá tiempo, o no, de la larga distancia, pero cada cosa a su momento


miércoles, 18 de septiembre de 2019

XI Cross Pins i Mar: ¿fin o principio?

         



      Este domingo tuvo lugar una nueva edición de una carrera, el Cross Pins i Mar , que desde que la corrí por primera y única vez, me cautivó. El paraje por donde transcurre se ha vuelto mi predilecto si quiero ir a la playa fuera del verano. Esa mezcla de aire antiguo de los 70, su vínculo con Crevillent, y esos barecillos con terrazas especiales, amén de ser uno de los pocos trozos semivírgenes de litoral que nos quedan, hacen de la pedanía de la Marina y su playa del Pinet un lugar muy especial para mi.

              A nivel personal, llego en una época donde el estío, como es habitual, ha pasado factura, y además del aumento numérico en la báscula, el estado de forma dista mucho de ser el óptimo, y el motivacional tampoco anda por las nubes. Me falta poner la mira en los objetivos del año, por motivos personales ,nada graves, no podré acudir al Maratón de Ciudad real por segundo año consecutivo, y no he acabado de centrarme en este inicio de curso, con lo que ando un poco errático. De ahí que espero que este cross resulte un punto y aparte, ponerme las pilas con las comidas y cenas, aplicarme en los entrenos, etc.. Y es que como un muy buen amigo mío decía "para entrenar fuerte es necesario vivir una rutina, que no confundir con monotonía". Así que desde ya, centrarme en la Transilicitana, que si Dios quiere haré en compañía de mi buen amigo Rafa, y después Dios dirá.

             Así que ,estando en esa "errática" etapa deportiva, me planté el domingo de buena mañana en la pedanía ilicitana de la Marina, donde llegué con el alma un poco encogida tras acercarme a la zona cero del temporal del fin de semana. Más allá de buscar razones y culpables, algo muy español sólo podía pensar en las personas que lo habían perdido casi todo, en el drama humano de las muertes de personas, pero la Madre Naturaleza siempre manda, por mucho que intentemos ganarle y maltratarla, sobretodo esos que nos mandan y que seguro que no habrán visto mucha agua donde ellos viven. Al final siempre pagamos los mismos.

           Los restos del temporal se notaban al paso por las salinas, llenas de agua como nunca las había visto, pero poco más en las calles. Llegada fácil, aparcamiento en la otra punta del pueblo y a por el dorsal. por el camino me encuentro con las alegrías, esos conocidos/amigos a los que te da la vida saludar. Los zumbaos Baños y Paco López, fuertes como siempre; a mi Andrés Macías, recuperando/ado de su lesión; a la Maruja Acelerá que conocí en Ronda, pude "desvirtualizar" como dicen los modernos, a Aniorte de Albatera, un tío muy majo; a mis kmsxhacer, Maite y Alberto, que grandes, acompañado de su hijo y Manolo Hurtado;  a Manuel Jover, un Mirca al que le tengo mucho aprecio;a Valverde, otra de mis alegrías personales, al igual que el tocaio Ramón López y Toni más tarde, disfrutando de la nueva modalidad del Nordic Walking... Recogida fácil de dorsal, cafetico para despertar y al coche a vestirse de luces, tras un intento infructuoso de descargar la tripa de la cena del día anterior.


De lo mejorcito

¿preparado?


             Puntual me sitúo en cola de pelotón con los amigos,  tras saludar al Alcalde de Elche que viene a felicitar a Alberto, a darle a la zapa. Alcalde que hoy viene como uno más, no sé si muchos en su lugar harían lo mismo, de verdad que más allá de ídeas políticas, tengo especial simpatía por este hombre y su humildad.
Con el gran Valverde y el alcalde

          9:30 am, a darle a la zapa en una espectacular salida cubierta de confetti. Salgo con mi habitual desinterés cronométrico. Me da por pensar en ello, añoro aquella época en la que en cada carrera me ponía a prueba, que me interesaban los ritmos, que miraba el garmin, la de las alegrías y tristezas, y no contentarme con salir a "rodar y a ver que sale", pero que le vamos a hacer, a día de hoy es lo que hay. Mientras uno no se rinda, siempre cabrá la posibilidad.


Salida de medio cuerpo 

      Primer kilómetro y pico donde recorremos la carretera que atraviesa el pueblo, sin dar la vuelta por el mismo que recordaba de hace años(casi 10). A continuación nos introducimos en un camino que , con algún charco, nos conduce a uno de los extremos de la Marina. Voy adelantando gente, aunque los músculos(gemelos e isquios) me van dando sustillos, será que las 3 horas de monte de ayer no han sido bien asimiladas. Me niego a mirar el Garmin, me conformo con disfrutar de las vistas de la playa.

      Sobre el km 3 , y tras girar el sentido, nos acercamos a las urbanizaciones que están cerca de la playa. El día es bueno de narices, aunque hace calor y "rompo aguas" a estas alturas. Enseguida giramos hacia la playa del Pinet, que recorreremos de punta a punta, desde el Hostal Galicia hasta el inicio de la cuesta. El terreno es blando, y yo, dada la posición que ocupé en la salida, no he dejado de adelantar corredores, mientras tratamos de esquivar los charcos.

Ya en el km 5 y pico afrontamos la famosa cuesta, que se hace más llevadera de lo que recordaba. Una vez acabada esta, ya enfilamos la avenida de meta, pero es obvio, dado que  llevamos apenas 7 km, que tendremos que hacer un ida y vuelta. Efectivamente, volvemos a recorrer la calle principal en un ir y venir para cruzar la meta de esta preciosa carrera en 44'04 oficiales, algo menos real, posición 211 de 550 llegados, todo ello en https://www.sportrun.es/?event=xi-cross-popular-pins-i-mar-la-marina&event_date=2019-09-15.

Avituallamiento bueno y rápido, y para casa, que había bastantes cosas que hacer. En lo deportivo, ahora empezaré haciendo una base de km por montaña, pero sin abandonar mis carrericas, que si bien es verdad que no voy motivado 100%, siempre me dejan un poso de buen rollo, aunque solo sea de ver a la buena gente que las habita jj. Próxima parada: 10k el Altet

martes, 20 de agosto de 2019

Bajada Hondón Aspe + Gran Fondo 7 Aguas: sigue la travesía del verano

Seguimos con esta "preparación" para la Maratón de Ciudad Real, caracterizada por lo que me está costando salir a entrenar. Ya sea por obligaciones familiares o por lo que sea, me está costando Dios y ayuda conseguir sacar buenos entrenos, amén de que me siento casi siempre con las patas muuy cargadas, sea por el gimnasio, sea por que entreno de forma bastante caótica. El tema del calor tampoco ayuda, pues aquí en Alicante si quieres entrenar bien máximo a las 10 am has de haber acabado, o si no empezar a las 8 de la tarde, y a esas horas apetece más ir a tomar una cerveza que rodar dos horas a 28º. En el fondo son excusas, pero a día de hoy es lo que hay.

El tema es que las carreras y el quedar con amigos es la única forma que estoy teniendo para salir a correr sin fallar. Así que , tras los 18 km de un entreno de jueves  con dos grandes como Juan Lucas y Alberto, pero suave pero donde dimos la vuelta a todo Alicante, me preparaba para hacer un finde de acumular, con fin de fiesta en una clásica durísima como el Gran Fondo de 7 Aguas, pasando previamente por otra habitual del verano como la Bajada Hondón Aspe. Vamos allá.

XXXIV Bajada Hondón Aspe



     
       Carrera que sabe mantenerse ante el desinfle de las populares que se está viviendo. 11 km que se celebran en un viernes , que me resultan muy entrañables a pesar de que la distancia y el relieve no permiten comparar y hablar de marcas personales.

        Uno de los principales alicientes para mi es la cantidad de buena gente que se junta, especialmente muchos amigos y conocidos que nos juntamos cada tercer viernes de agosto para disfrutar de esta clásica.  Así, llegábamos al Hondón en compañía del amigo Anaya, que a pesar de no correr como principal aficción ( montaña, escalada, bici,....) es un máquina del asunto, y por supuesto de mi gran Jordi, que cuanto menos corre más fuerte está, bajando marcas en cada carrera que hace. Allí empezaba el baile de saludos, empezando por el gran Jaime Vicens, guerrero que a pesar de tener los tobillos en fase de recuperación no se queja y lo da todo con ritmos buenísimos; José Luis López, harina de otro costal, reloj suizo que no falla en el podium , pero cuya humildad supera su calidad atlética; Valverde, que últimamente vamos coinicidiendo, simpatía pura; mis skys Serafín e hijo, con los que compartí finalmente la carrera; Sonia, años sin verla;Pepi, otra de mis alegrías, fuerza y simpatía a partes iguales; los zumbaos Paco y Baños, los considero un poco mi gente sin que ellos lo sepan, maestros y fuerza todoterreno; el maestro Alberto, amigo y mucho más, su currículum de ultrafondo no le llega ni a la suela de su calidad como persona; Manolo Rico, otro de los grandes del atletismo, ultrafondo en vena, oírlo hablar me deja embobado, 71 años y con más ganas y fuerza que la mitad de los que estábamos allí.

 Gran Jaime
Skys y adjunto jjj
 Caballero/escudero y vicerversa

Happy flower 

Tres aprendices con un maestro

       Y así llegábamos a las 19 horas, dudas de mis piernas, me coloco con Sera e hijo, me apetece rodar con ellos un ratín, Serafín para mi es amigo y maestro, y las obligaciones no nos dejan entrenar tanto como quisiera.
Manolo Rico vigilando

 Disparo y salimos, su hijo Iván lleva casi un año sin entrenar, y quieren ir tranquilos.

Preparado..


Al ataquerrrr

Así que fuimos xino xano restando kilómetros, entre risas, bromas, casi sin darnos cuenta nos embolsábamos los primeros 8 km,  y yo ya decido que me voy a quedar con ellos hasta (casi) el final.Vemos a mucha gente parar por ritmos demasiado fuertes al inicio, por calor o por lo que fuera. Nosotros vamos mejorando en cada kilómetro, mi cuerpo no se ha quejado, ya lo he dado por perdido, jamás lo entenderé.

      Entramos al pueblo en el km 9 y pico, repechito y empezamos a apretar el ritmo. Serafín me confesa que hemos de estar alerta, pues su hijo Iván es fan confeso de la técnica del "molinete" del mítico Moratinos. ¡Hay que cansarlo antes de la recta de meta! Pero por más que lo intenté, no pudo ser, y como el que tuvo retuvo, zasca y a ver su culo antes de meta, jajajaja.

Molinete al canto jajaja




Gracias amic

      Bromas aparte, mil gracias por la compañía, una de mis mejores Bajadas, aunque reconozco que añoro un poco el haber estado en forma para poder haber competido. Yo siempre he pensado que a las carreras se va a competir, sino me quedo en mi casa y entreno, como bien me recordó mi querido Anaya. Pero que se le va a hacer, lo importante es estar ahí. Al final 58 minutos y pico, 59'13" oficiales, posición 369 de 523 llegados a meta. Todo ello en https://rockthesportv2.blob.core.windows.net/clasificaciondocumento/003c8366-c0c4-461c-9751-a8bf0f589182.pdf
Grande Anaya

Tocaba descansar, que al día siguiente tocaban cuestas y curvas.

El equipo, con Pili que anda lesionada. Mucho ánimo

XL Gran Fondo de 7 Aguas



     Cuando me apunté a esta carrera y luego añadí la Bajada el día previo, pensé que sería buena forma de acumular. El hecho de llegar con 30 km los dos días previos daba alas a mi cobardía que disfrazaba en forma de cordura, y me dije a mi mismo que no iría, que era una locura. Pero la insistencia de Jordi que la había corrido hacía 3 años, que me hablaba "maravillas" de su dureza, me hizo darle vueltas esa noche a la almohada. Había visto videos en Internet que no auguraban nada bueno, cuestas de infarto, con picos del 24%, y ni un sólo tramo llano en el perfil, daban alas al demonio de mi hombro."Quédate, haz un entrenillo y luego playa y cerveza". Pero al despertar, el bueno del angelillo del otro hombro me recordó que Ciudad Real se veía ya muuuuy a lo lejos, pero se veía, y que además podría "tachar" esta de la lista. Así que estaba decidido, me iría a conocer 7 Aguas,pequeño pueblo del interior valenciano, situado en la Hoya de Buñol, y que alberga una de las grandes con sus apenas 2000 habitantes.


     Salida a las 15:45, dos horicas de coche y lo primero que me sorprende es que aquello "está petao" de coches, y toca aparcar a ca Dios. El pueblo parece muy bonico, y el entorno es bastante arbolado, pero los 34ºC a las 18 horas acojonan. Caminata de casi 20', las primeras cuestas aparecen, este pueblo esta en una ladera de un monte, mareeeee. Recojo el dorsal en el polideportivo, veo alguna cara conocida de Alicante, aunque no les salude anima saber que no soy el único colgao de la terreta.
Me voy a ver la fuente famosa que da nombre al pueblo, me entretengo viendo el ambiente, casi sin querer llegan las 19 h. Me visto de luces, y con mucha parsimonia me coloco en el último cajón, aunque estaba apuntado al de 1h15'... A día de hoy pienso que ni estando en forma tendría fácil dicha marca.
La suerte estaba echada
Esto era lo que me esperaba

     Llegado el momento, me doy cuenta de la magnitud del asunto. Casi 2000 corredores y familiares , en plena canícula veraniega, abandonan la playa para venirse a este hermoso pueblín para sufrir como condenados en sus duras cuestas. Algo debe tener, algo que estaba a punto de entender.

¿preparado?
No sabía lo que me esperaba
¿Será el calcetín?

     Puntualmente petardazo, salgo medio andando, primer tapón en la callecica del principio, giro a derechas, y ya se sabe"la primera en la frente".



Por ahí anda un skyrunner

Cuesta de unos 500 m bastante subidica, pues si que empezamos bien. La frescura relativa me hace no sufrir demasiado, al acabar la misma giro a derechas, breve reposo mientras callejeamos, pero allá por el km 1'5, abandonamos el pueblo y mis ojos no dan crédito.
Empezamos bien

 Hay una rampa digna del mejor km vertical, el famoso "muro de 7 Aguas", trato de zancada muy muy muy corta, el tramo duro duro es corto,  la gente ya ha echado a andar,pero consigo no parar, aunque llego con el corazón a punto de salirme por la boca y los cuádriceps ardiendo. Avituallamiento al coronar, no me puedo creer esto, el famoso "qué cojones hago yo aquí" aparece en la pantalla durante los 200 m de bajada que siguen al murito.
El murito del km 1'5

     En esas ando cuando nuevo giro a derechas y otro costalón digno del Castillo de Santa Bárbara, coñi la famosa urbanización de los vídeos. Acabo de ser consciente de que mi único objetivo hoy, a lo sumo, es no echar a andar. Zancada corta, supero el cartel de km 3, el final se suaviza, pero mi miedo crece hasta el infinito cuando en plena bajada veo el cartel del km 13, justo cuando al otro lado de la medianera veo el globo de 1h30. Mareeee, si no puedo más.




     Secuencia integra de mis pensamientos al pasar por la línea de salida tras "sólo" 3 km

Trato de recuperar el ritmo y la dignidad en la larga bajada que nos lleva al pueblo y a la meta, miro a las cámaras y pongo cara de muerte. km 4 , meta y de nuevo aquella conocida cuesta que atraviesa el pueblo , la del primer kilómetro. Corono y me planteo abandonar, no llevo ni 5 km, mis pulsaciones no entienden de números, supongo que la caña de los dos últimos días está marcando el asunto, pero no me importa, el hecho es que en mi vida he visto algo parecido en una carrera de asfalto. Al final, como uno también es cabezón y el saber que si me voy me tocará volver otro año, me hace acompañar a mis desconocidos compañeros de penurias y abandonar el pueblo por la nacional, eso si, siempre cuesta arriba.

Pues vámonos

      A partir de aquí, la carrera es un ida y vuelta, de forma que vas viendo a los corredores que vuelven por el otro carril. Esta cuesta de la carretera nacional es más llevadera obviamente, pero la imagen de corredores en 500 m subiendo una buena cuesta es impresionante. Coronamos y por primera vez cojo agua. El Sol está bajando y eso hace más llevadero el asunto, cuando al inicio de la bajada veo a los primeros que vuelve. No puede ser, van a un ritmo impresionante, pero es que de seguir así van a llegar en 45'( como así fue al final, 47'a 3'11, para mi carece de sentido).
¿Voy ganando?

     Se inicia la bajada , uno podría pensar "por fin", pero cuando resulta que caes en la cuenta de que es un i/v, la risa se transforma en una cara digna del Sexto Sentido. Bajada de casi 2 km, llegamos a una rotonda y ya sabemos lo que toca. Inicio subida con una técnica de mi época senderista-montañera, y es acometer las cuestas zigzagueando. No sé si es la chorrada inicial, pero consigo evitar echar a andar , aunque mi amigo demonio de anoche aparece para aconsejármelo, total no voy mucho más rápido que quien toma esta opción. Me digo a mi mismo que si he acabado Ronda, voy a echarle los mismos cojones y por lo menos intentarlo(aunque no tenga lo más mínimo que ver, pero hay que engañar al cab.. del demonio). Saludo a un hombre del C.A. Santa Pola, cruzo tres palabras sobre las bondades de la carrera, y al final, si, corono. Km 11, empieza nueva bajada, el pueblo se ve allá abajo, cerca pero lejos, ya se me entiende.

     Entonces caigo en aquel "cartelito" de km 13 y justo en esas, si , giro a izquierdas, y ahí lo tienes. Vuelvo a la técnica, pero los cuádriceps están a punto de explotar, "venga coño, que  es la última" me digo(iluso). El público, hasta ahora de 10, se vuelve de 12, no te dejan de animar, yo aquí no paro si no caigo. Al final corono, sólo me queda 1'5 km, parece que al final lo voy a conseguir. Empieza a anochecer, espero bajado hasta meta, pero ....no. Un último repecho de despedida, corto pero cab... nos dice hola y adiós allá por el km 14, me digo a mi mismo que si hay otro más le dan por saco. Pero Filípdes se apiada de mi pobre persona, ya sólo bajada y llegada a meta, me emociono, me fijo en mi camiseta, por primera vez he sangrado, pero no me he dado cuenta siquiera. Tiempo oficial 1h27'03", real un minuto menos, posición 688 de 1135. Todo ello en https://rockthesportv2.blob.core.windows.net/clasificaciondocumento/9125968b-f707-49db-af46-329b4b2680f1.pdf
Muerto en vida pero las manos de los niños se chocan

     Me siento superorgulloso de mi mismo a pesar de mi pobre marca cronométrica, mientras me encamino al estupendo avituallamiento final pienso en lo que acabado de correr, sólo puedo decir que es una carrera que debería estar en el currículum de cualquier  corredor asfaltero al que le guste esto de las carreras populares. Aseguro que no dejará indiferente...

Y así se acaba el ladrillo, ahora toca seguir entrenando en busca de poder rendir pleitesía a la dama maratoniana con dignidad.... Próxima parada, Pins i Mar(creo jjj)