Persigo la felicidad. Y la montaña responde a mi búsqueda (C.Maduit)

La mala noticia es que el tiempo vuela. La buena es que tú eres el piloto

miércoles, 16 de marzo de 2016

XXXVIII Marató de Barcelona. los maratones no tienen 25 km, sino 42



" La Marató es una drassera que acaba al paradís, pero passa per l´infern" ( Tweet ganador del concurso de TV3 sobre la Zurich Marató, y que escuché el sábado mientras reposaba en el hótel
Al fin me atrevo a ponerme al teclado para , a aquellos que tenéis a bien seguir mis aventuras y desventuras, saber lo que pasó el domingo pasado en las calles de la ciudad que me vio nacer hace más de 37 años.

La decisión de apuntarme a esta carrera, apenas 4 meses después de mi Maratón de Valencia, fue debida a que mi amigo Jordi tenía decidido ir. Así que todo empieza un sábado de Marzo a las 6 a.m en la estación de Renfe de Alicante...o no
No puedo dejar de lado en la crónica de esta Maratón mi no-preparación de esta Maratón. Bien aconsejado por mi entrenador, pero desaconsejado por un yo interior perezoso, anárquico y con la atención puesta en otros asuntos, he seguido una preparación a salto de mata, queriendo compensar lo que no hacía con burradas, sin hacer ni caso a la alimentación( 8 kilos de diferencia con mi mejor peso), nulo descanso( 15 en los 3 días previos a la carrera sirven como muestra) y de lo que no me siento para nada orgulloso, pero desde luego que he decidido que así no puedo seguir, el domingo la Maratón me puso en mi sitio, pero volveré.

Vamos ya  la aventura, nos habíamos quedado en la estación de trenes de Alicante a las 6 de la mañana. Viaje superagradable con mi Jordi, y sin darnos casi ni cuenta, nos bajamos de repente en un apeadero con un cartel que ponía Barcelona-Sants, la emoción nos coge desprevenidos, " joder Jordi, que estamos en barna"
Felices en Barcelona

El hotel Expo Barcelona, pedazo de Hotel que gestionó Jordi, con vistas a Montjuic y a 3' ed la Estación, brutal. Apañamos la cena y el desayuno y a por el dorsal

Como veis, el hotel estaba bien situado

.Feria enorme pero muy eficientemente gestionada, conseguimos el dorsal, y tras saludar a los Apolaneros Paco Valía y Ricardo Guijarro( mil gracias por el ticjet) nos vamos para la Pasta Party, o Mini Pasta Breakfast, pues un mísero plato de macarrones era todo lo que podiamos engullir desde el despertar. nos planteamos que con dos cafés y 4 macarrrones, amén de nada de agua, estamos siguiendo todas las directrices para echar por la borda los entrenos invernales.

Recién llegado

 Buscamos un lugar para comer cercano, pero todo petado, así que reservamos y nos damos una vuelta para reconocer la mítica "cuesta del Paralelo". No es muy inclinada, pero nos queda claro que o guardamos balas en la recámara o nos lo vamos a pasar bien con 40 km en las patas y la cuestecilla.
¿Llegaría hasta aquí?

Al final conseguimos hidratar y comer, tras saludar a los Correbirras, con mi Roberto al mando. Ahora si, momento de visitar la feria, y aquí noto algo que la hace diferente a lo que he notado a lo que he sentido en las otras dos maratones ruteras que he hecho, en Valencia. Y es que todos, y digo todos, los que estamos aquí, jóvenes, viejos, delgados, gordos, mujeres, hombres, TODOS, vamos a correr la Maratón, sabemos que mañana lo pasaremos mal, y esto distingue para mi un Maratón de otros. NO hay 10 k, ni Medias acompañando. La Maratón, y es mi opinión, es una carrera que por su mística, debe ir sola, o al menos en grandes como es la de Barcelona.

Carga de hidratos, después de 3 meses haciendo el gamba no iba a empezar ahora a cuidarme

Al final, y tras conseguir unas buenas bambas baratas, a  buscar el hotel y su reparadora cama, estamos hechos polvo y eso no es, que digamos, una gran señal. un par de horas de descanso, una cena en el hotel muy rica y tras muchaaas risas, nos vamos al sobre, ya empezados a ser dominados por los nervios pre.

Levantamiento a las 6 a.m, desayuno cañero ( resistiendo la tentación del buffe con huevos fritos y demás). Ahora si que se notan los nervios, hay pocas ganas, pero es poner el dorsal en la camiseta y a hacer gárgaras. Calentamiento desde el hotel y en la Plaza de España me despido de Jordi, que hará la carrera en compañía de un colega de su club. Aún se me pone la piel de gallina cuando recuerdo ese abrazo de despedida, como soldados que se despiden antes de la batalla( permítaseme el flipamiento).
Preparados

 Me encamino hacia mi cajón, con el fondo del Palacio de Montjuic, y por primera vez en mi vida antes de una carrera de asfalto, se me llenan los ojos de lágrimas. Es mi ciudad, estoy impregnado de un ambiente brutal, recuerdos de infancia, algo que a día de hoy ni sé, y quizás ni quiero saber, explicar. Saludo a Alberto Cordero, todo amabilidad, se agradece ver caras conocidas. entro con tiempo, calentamiento escaso, es la bomba ver desde lo alto de la cuesta la manada de corredores.
 A las 8:30 a.m, y con un acompañamiento musical genuino( Fredie Mercuri-Caballé, AC-DC,Vangelis) se da la salida a la élite, y en breve salimos al toro en medio de una emoción brutal.

Antes de empezar la descripción de la carrera, os dejo un enlace que ha sido nuestra biblia particular todo el finde ( http://blogmaldito.com/2016/03/07/20-errores-a-evitar-en-la-marato-de-barcelona/), altamente recomendable para todos los frikis del running

Para seguir el tocho que os vais a tragar

Los primeros 7 km están reconocidos como los más duros de la carrera. Salgo precavido, sé que no estoy muy bien de forma, y me temo la petada e incluso el no ser finisher. Pero los km pasan a buen ritmo, el Garmin no me va, pero el crono si, y voy disfrutando, barrio de Sants, travesera de les Corts y Nou Camp. Hemos pasado el primer avituallamiento, muy bien surtido como todos,y que deja bien a las claras la impagable labor que notaremos a lo largo de la cursa, y es la que hacen todos los voluntarios. BRUTAL.




Primeros km

Tras una cuestecilla que pica, pillamos la Diagonal , cada vez voy mejor, adelanto sin parar y además, al llegar al km 10 y pillar la C/Urgell empieza una bajada que anima a las patas, el público empeiza a aparecer en lugares estratégicos animando como si fuéramos los primeros. Alarma, me lo estoy empezando a creer.

Seguimos bajando, llegamos hasta la Plaza de España, en este tramos la animación ha ido in crescendo, es realmente emocionante, pasamos el monumento a la dona i l´ocell, en un parque donde pasé gran parte de mi infancia.Encaramos una larga avenida, donde está el Coliseo, y ya la subida del Passeig de Gracia, y sigo sin perder ritmo. Al rato, de repente aparece monumental la Sagrada familia, en este Maratón es imposible aburrirse, pasa por todos los monumentos siginficativos de la ciudad, y por fin llegamos a la temida Meridiana, avenida gigantesca en subida en su primera mitad, unos 2 km. El ver venir por el otro lado de la avda a la gente da ánimo, más cuando veo al otro lado el cartel de la Media, y que los kilómetros me pasan con alegría.

Finaliza la subida, media vuelta y a encarar la bajada. Bromeo con un triatleta del País Vasco, a ver si pasamos la Media en tiempo de 3h15', y lo hacemos.Me planteo que quizá hoy pueda hacer marca, estoy en tiempo de ello: Alarma 2, y os copio pego del blog maldito :

Cambiar de estrategia por otra más ambiciosa al inicio de carrera

Y esa flipada viene motivada porque estás en pleno subidón que ni en un concierto de Bertín Osborne en un geriátrico. Cuidado con estas sobradas porque son el puente a pegarte la gran ostia #TrueStory). Yo pequé de eso en mi primer maratón: objetivo conservador + sensación de comerme el mundo = pájara de libro en el km 30.

Así que, como un manual, es llegar al km 25, Rambla de Prim, y se le acaba la batería al garmin y a mi las luces se me encienden, pero las rojas. Empiezo a flaquear, anhelo el efecto del gel que me he tomado en el km.22. LLego a la Diagonal, otra nueva recta de ida y vuelta, con final en las Torres Agbar, voy como puedo, pero ya no soy el que adelanta, sino el adelantado, el cazador es fierecilla. Veo el km 30 al otro lado de la avda, pero por Dios, si voy por el km 26, ¿cómo de larga es esta recta cojones? Por un momento creo que el gel me hace efecto, pero es casi peor. Porque el amago de flipada me conduce a la oscuridad total allá por el km 31, justo al alcanzar el passeig del Litoral.
Fin de la Meridiana
 Aquí, y por fin tras dos Maratones, me llega el famoso "tío del Mazo" y me da una buena ostia, juntando las que me debía de mis otras dos Valencia supongo. Las piernas no es que se agarroten no, es que me parecen estallar, es como si lso músculos del cuadríceps quisieran romper la piel, los gemelos son dos tablas de madera, todo mi cuerpo le pregunta a mi mente que ¿qué coño esta pasando?. No entiendo nada,estoy colapsado, y encima una parte de mi aún se apena por la marca perdida, si supiera la que me espera. 
En pequeño, pero roto
El dolor se acrecenta, intento evadir la mente con mil trucos como el blog, mis amigos, la escalada, mis hijos, pero nada sirve, el dolor lo puede. Así que con lo poco de lucidez que me queda, decido que el objetivo ha cambiado, se trata de no parar, se lo debo a mi ciudad y a mi, no será aquí ni donde abandonde ni donde camine, sea al ritmo que sea. Pienso en aguantar sólo un km más, hasta el siguiente gel, que ya no obra milagro. El dolor cada vez es más agudo, pienso en que esto es demasiado sufrimiento, pero aparecen dos factores. 1) el público, es muy animoso, superimplicado, te pide que no pares, te llama por tu nombre, y consigue que durante unos metros no pienses.2) Una amiga me comentaba que al leer a Killian le marcó una frase suya que decía que la mente es superior al cuerpo, y decido creerlo. Sólo pienso en un paso más, una recta más, un km más.
Y al final, tirando de cojones o lo que sea, consigo llegar al km 35 roto por todos lados. ültimo gel, subimos hacia el parque de la Ciudadela, y llegamos a uno de los momentos más brutales que todo runner pueda vivir, y es atravesar el Arc del Triomf por todo el centro en medio de un público fervoroso. El dolor no es menor, más bien al contrario, pero casi que me he acostumbrado a él. 



Y de repente, km 37 y Plaça Catalunya,  que recuerdos de niñez, iendo con mis padres a las Ramblas y pasando la mañana de domingo allí. Toca leve bajada, que apenas sirve para recuperar, pero si se ha llegado hasta aquí empieza a encenderse la llama de que quizá este pronto el final del sufrimiento. Pasamos por la puerta de la catedral, Via Laietana y por fin aparece la Estatua de Colón.
Aquí ya todos sabemos que la sensación es doble: por un lado sabemos que es el km.40, ya esta cerca el final, pero por otro lado nos quedan más de 2 km de subida que se van a convertir en una tortura, el famoso Paralel. Miro hacia arriba , me armo de valor y me sorprendo al ver al final la Plaza de España, veo el final. El público , si hasta ahora había sido espectacular, ya no tengo nombre. Se forma un pasillo de gente de 2 km, no paran de animar, no es que aminoren el dolor pero ayuda y mucho.
 Aquí , y de repente, sucede la típica anécdota que sólo pasa en este tipo de carreras extremas, y que no pasará nunca en un 10k, con todos los respetos. Un triatleta es superado por unos amigos y les comenta que va rotísimo. Me hermano con él, pero me comenta" Noi, si hem arribat fins aquí, ara ja acabem sense parar per dignitat amb nosaltres, i per collons". Y si, cierro los ojos, empiezo a recitar en voz baja el mantra de Murakami( si, flipado total, pero no se me ocurre otra cosa) y cada cierto rato levanto la cabeza para ver cuan lejos anda Plaza España. Al final, como todo en la vida, la carrera cambia de carril, veo el km 42 y enfocamos la recta de meta.


La cara de sufrimiento se adivina, voy a ahorrar para comprarme las fotos y actualizaré la entrada jj
Entrada en 3h20'47, según me enteré luego, tiempazo para mi estado previo y el petadón que pegué.Clasificación 2687 de 20000 inscritos, todo ello en http://www.zurichmaratobarcelona.es/esp/resultados/2016/
La emoción me desborda, finisher del Maratón de la ciudad que me vio nacer, y además en una carrera llena de sufrimiento, pero que me ha servido como lección de vida. La cabeza puede llevar el cuerpo hasta un límite que no somos capaces de imaginar

Emocionado y roto muscularmente, espero a Jordi que ha hecho el Maratón de su vida( hasta ahora) y tras las fotos de rigor, me arrastro al Hotel para buscar la ducha reparadora. Nos espera una comida opípara, unas buenas cervezas y un largo viaje de vuelta.
Finisher!!!!
Sólo me queda daros las gracias por tragaros el tocho, agradecer mil  a los que os interesásteis por mi, y sobre todo a Jordi, compañero de fatigas que ha hecho que me pase un fin de semana que quedará para siempre en mi memoria. Por muchos como este, amigo
Gracias crack!!
Por supuesto,dedico este Maratón a mis tres motores, mis tres trastos que me insuflan vida desde hace 6 años. Y como dicen que esto de parar, ni para tomar carrerilla, ya está el siguiente objetivo en la caldera, cambio de terreno y chip, pero no de distancia: Zumaia Flysch Trail Maratón. 

6 comentarios:

  1. Ramón! he sentido tu sufrimiento en el relato y espero no tener que pasar por ello. Ya sabes que mi filosofía y mi religión no me lo permiten.
    Enhorabuena por ese tiempazo, con un poquitin más de regulación en los 25 primeros Kms hubieses bajado de 3h15´con seguridad.
    NOs vemos
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, cada uno somos lo que somos, no es una virtud, pero no puedo negar esas ganas de mejorar que tengo dentro.
      Ahora bien, yo soy feliz con 3h, 3h30' o 5h

      Eliminar
  2. Bla, bla, bla, y mas blases, que si no puedo, que si noseque, y vas y te marcas 3h20. Enhorabuena tio y a BCN también la tengo ganas, a ver cuando cae. Un saludico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los augurios no eran buenos, mi compi te lo podría confirmar ( frenadol la mañana de la carrera) pero tuve suerte. No dejes de hacerla, es brutal

      Eliminar
  3. Flojooo, eres un llorón. Vente el jueves santo y me lo cuentas. Enhorabuena finisher

    ResponderEliminar